Ethereal Dream

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Mar 14 Dic 2010, 4:54 pm

Bueno, aqui una especie de novela que empecé a escribir, como personajes las personas de juppon y gente que me cae bien y uno que otro extra espero que la disfruten intentaré subir capi cada semana porque cada semana? porque es dificil escribir si no me creen haganlo jum!

De anticipado pido perdón a las personas que agregé sin permiso, si no les gusta la idea de que les haya metido en la historia sin permiso informenlo y los sacaré inmediatamente de ahi, saludos :3

Enjoy
--------------------------------------------o-------------------------------------

PROLOGO



Narra Liu

Me levanté en la mañana, pequeños rayos de luz se filtraban a través de las cortinas en la ventana, estaba bastante agotado, había sido una larga noche junto a mis compañeros de trabajo en el café-bar, claro, no había tomado ni una gota de alcohol, debido a que era el conductor designado y claro, siempre era el conductor designado, pero tenía sus ventajas, era el único que despertaba con la cabeza en su lugar, y con las sabanas sin un rastro de posible vomito.

Sin duda mi condición era mucho mejor que la de mis camaradas, pero ellos ya estaban acostumbrados a ello y sin duda no presentaría mayor problema, era sábado a decir verdad, debía salir a resolver algunos asuntos, pero en sí no me apetecía salir de mi casa, desearía quedarme todo el día desperdiciando mi tiempo en videojuegos, leyendo un libro o sencillamente escuchando música a un volumen soportable para el sistema auditivo.

Me levante a arreglarme, después de una calida ducha y ponerme algo de ropa encima, baje a la cocina a preparar algo de desayunar, el desayuno más rápido del mundo, yogurt y cereal, lleve mi tazón desbordante de cereal a la mesa, mientras que las melodías de 12012 corrían por todo el lugar.

Sobre la mesa se encontraban algunas frutas y unos cuantos papeles de correspondencia, tome uno que había allí.

Hacía unos días me había llegado, era una carta de la oficina de correo, diciéndome que me acercara a el lugar, para reclamar un paquete para mí, que debía de ser que no podían traerlo y aplastarlo lo más posible para que cupiera debajo del marco de la puerta?

-Vaya que lío, así que este es el plan para hoy?-

Terminando mi desayuno lleno de todo lo necesario para comenzar el día, o así lo decía la caja del cereal, me dirigí a la puerta tomando mis llaves, vaya viaje que me esperaba hasta la oficina de correos, decidí tomar el metro ese día, algo practico y sin tanto trafico vehicular… pero si humano, por Dios como cabía tanta gente en esas pequeñas latas andantes?

Después de salir de aquel viaje en donde me jugué la vida por no ser devorado o absorbido por quienes me rodeaban o simplemente morir asfixiado por la falta de oxigeno en un lugar tan reducido y con tantas personas, me dirigí a la oficina que no quedaba muy lejos de la estación del metro donde me encontraba.

Era una pequeña bodega, por así llamarla, donde las puertas se abrían de par en par, mostrando el interior de aquel lugar, que tal vez fue diseño como un garaje para un vehículo no muy grande en un principio y termino por convertirse en una sucursal del correo, en aquel lugar había un mostrador con el nombre de la compañía en él y una mujer detrás de el me daba la bienvenida preguntando que necesitaba.

Luego de contar mi razón de estar allí y presentar algunos documentos para demostrar que a mi era a quien debía entregarse el paquete, la mujer se dirigió a la parte de atrás en busca de mi paquete.

-Disculpe la tardanza señor- Dijo la mujer al otro lado del mostrador –Aquí tiene su paquete, hace unos días que había llegado, ya estaba muy escondido entre lo demás, pensamos que nadie vendría a recogerla… es decir… nadie había venido con anterioridad así que… pensamos que habrían olvidado el paquete-

Me entrego una pequeña caja, con una pequeña nota:

Estimado Sr. Liu

Firma: B.

-Vaya, el paquete no tenía ninguna información más? Algo más especifico?- Pregunté

-No señor, eso era todo a aparte de la dirección de su residencia a donde debía de ser entregado no hay nada más, tome, sus documentos y que tenga un buen día- Respondió

-Igualmente, feliz día- Y salí de aquel lugar dirigiéndome al coche taxi y observando la caja, no era una caja normal, además por los intentos de forcejeo que se veían alrededor, deduzco que no lograron abrirla, y no hubieran podido, no con el sello de esta sencilla caja, un sello que no es visible para el ojo humano…

La lluvia caía fuertemente afuera del coche, se oía como la goma de las ruedas patinaba un poco sobre el suelo lodoso, este era un sendero sin pavimento, pero era el más rápido, la lluvia no dejaba ver mas de tres metros adelante, así que la velocidad no excedía los cuarenta kilómetros por hora.

De un momento a otro, la rueda del coche se atasco en el barro, por más que el chofer apretara el acelerador no lograba sacarlo de allí.

-Vaya día eh?- Me dijo el conductor –Quien iba a pensarlo… -

-Por acá esta bien respondí- Saliendo del coche y dejando un pago al chofer

Enseguida me giré a ver la caja que había recogido en la oficina de correo, se hallaba ya destapada, aquel sello era sencillo de remover para alguien que tenia el conocimiento de cómo hacerlo debidamente, de cual era la llave y hacia donde girarla, dentro venía un pequeño boleto de tren

V-21

Y junto a él una carta:

Las llamas arden
El agua corre
El viento sopla
La tierra tiembla
Las puertas se abren
El conocimiento apremia

Solo significaba una cosa, debía de llegar a la estación del tren, antes de que el ultimo viaje partiese, necesitaba llegar lo antes posible, me apresuré bajo la lluvia, mientras que a mi espalda el chofer gritaba que volviese al auto…

No había otra salida… tenía que hacerlo… no era un lugar en el que fuese descubierto, no había ningún ojo vigilante, ya no había ningún ojo humano…

Coloque la mano en el suelo, concentré toda mi energía en la palme de mi mano, podía sentir como la tierra se estremecía un poco y por un breve segundo hasta la lluvia entro en un silencio mortuorio, cuando el sonido volvió al lugar, una brisa fuerte me golpeo y un aleteo sonó con fuerza… -Así que tú me has llamado… cuanto tiempo…- Dijo una voz a mis espaldas, me giré y le sonreí, me era muy familiar.

-Cuanto tiempo… Aldeune…-


CAPITULO 1
EL REGRESO

Narra Saku

El despertador me levantó con su horrible alarido, como impulso lo lancé por los aires estrellándolo y dándole fin a su corta vida contra la pared, para poder seguir en mi sueño… que por cierto… cual era?

-Saku!!! Levántate, tienes que arreglarte- Grito una voz al otro lado de la puerta

-Ummm…- Murmuré

-Y por cierto ese despertador era mío!!!- Gritó Tommy abriendo la puerta de la habitación con fuerza –Apresúrate, o quieres llegar tarde tu primer día?-

-Que molesta!-

-No soy molesta-

-Que si lo eres!!!- Le grité mientras le lanzaba la almohada en la cara, pero que con un rápido movimiento atrapó en sus manos.

-Esa ya no funciona, tanto tiempo de golpes me han servido para evitar tus almohadazos-

-Si, si, solo déjame dormir- respondí

-No! Sal ya de la cama, arréglate que partimos ya!-

-Esta bien…- Dije algo molesta, quería dormir un poco más, pero tenía razón debíamos salir ya si queríamos salir a tiempo.

Rápidamente me arregle y estuve en la mesa para tomar un café y medio pan, no tenía mucho apetito que dijéramos.

-Solo comerás eso Saku?- Me preguntó Atrisha, la mamá de Tommy desde la puerta de l a cocina, hacía ya tiempo que había venido a vivir en casa de Tommy debido a que mi mamá nunca permanecía en casa, debido a que estaba en constante viaje, y al parecer eso también le impedía llamarme con frecuencia, pero eso ya no importaba, era mejor así, ella se encargaba de los gastos que debíamos de pagar a la familia de Tommy por mi manutención y eso era más que suficiente.

-Si señora, no tengo mucho apetito, si me da hambre luego, compraré algo- Dije mostrando una sonrisa en mi rostro, para que no se preocupara

-Esta bien, pero si te da hambre comes-

-Sip-

Tommy no había terminado de arreglarse aún estaba en el baño haciéndose quien sabe que y corría de un lado a otro desesperada, al parecer buscando algo.

-Tommy en serio te pasas, tú que eras la más afanada y mírate aún no estas lista, debiste dejarme dormir- Le dije

-Saku no molestes… mira, ya terminé-

Y salimos de la casa, con nuestros equipajes, mientras que la mamá de Tommy gritaba desde la ventana de porqué no había tomado nada de desayuno…

-No te preocupes mamá, comeré algo en el camino!!!- Le gritó Tommy

-Dulces?- Pregunté

-Hay algo más?-

Juntas reímos fuertemente, mientras que corríamos, por tomar un taxi que nos llevará a la estación del tren, debíamos tomar el vagón V-21 en el tren de las 8:20 luego, bueno, la magia se encargaría del resto.

Tomamos un taxi sin mayor dificultad, y el tráfico estaba bastante ágil el día de hoy, miraba por la ventana viendo todos y cada uno de los edificios pasar a nuestro lado con gran rapidez al igual que las personas que por allí caminaban. Volví mi vista a Tommy quien se veía radiante el día de hoy, y claro como no? Si había tardado tanto tiempo en el baño y le había tomado una eternidad arreglarse, su cabello esta vez lizo ya que había usado la plancha para alisarlo, se movía a la par con el viento que entraba por la ventana, había contorneado sus cejas con un poco de delineador negro y había usado un fuerte rojo de labial, para demarcar más sus labios, llevaba una gargantilla negra con encajes, que a decir verdad aún no sabía de donde la había sacado, pero era muy bonita en realidad, seguramente tenía algún novio a escondidas y no quería mencionarlo.

-Que pasa Saku?- Me preguntó Tommy girándose a verme

-Nada-

-Que miras?-

-No sé-

Levanto ambos hombros como mostrando poca importancia, y la verdad no quería que le diera más que eso.

Llegamos a la estación sin mayor inconveniente, y partimos enseguida, sería un viaje un tanto largo, así que nos apresuramos para coger un puesto lo bastante cómodo para todo el viaje.

No nos tomó mucho encontrar un buen asiento puesto que no había llegado casi personas o por lo menos no a ese vagón, seguramente las demás personas que se dirigían a nuestro destino ya habían tomado otro tren, o ya se encontraban allá, en fin, tomamos nuestro asiento y nos preparamos para nuestro viaje que sin duda sería un poco largo, pero valdría la pena cada instante de espera.

El tren dio su último silbato y partió de la estación, habría dos estaciones más hasta nuestro destino, sacamos un paquete de gomas rellenas de centro líquido que habíamos comprado la noche anterior en el súper mercado con otras provisiones para el viaje y empezamos a devorarlas una a una.

-Acaso existe algo más rico que esto?- Pregunté en voz alta

-Creo que no, y si lo hay quiero probarlo- Respondió Tommy antes de que estalláramos en risas de nuevo.
-o-

El resto del viaje no fue para nada atractivo, solo miles y miles de arboles, praderas, algunos ríos, y en el cielo un azul profundo con unas cuantas nubes, pero a lo lejos se veían como asomaban amenazantes algunas grises y oscuras, prediciendo una tormenta.

Tommy se había dormido ya en su silla, se había arropado con una cobija con la imagen de Kero que yo le había prestado, no tardaríamos en llegar a la ultima estación antes del viaje, y por alguna razón no lograba conciliar el sueño, mis ojos simplemente no se cerraban y me quedaba mi ultima gomita y tenía forma de tortuga, destapé el paquete que la contenía y la comí completa.

El tren se detuvo lentamente al llegar a la estación, algunas personas bajaron para comprar algo, las gotas de lluvia empezaron a caer lentamente, hasta que la lluvia se hizo más fuerte, las gotas golpeaban incesantes contra el vidrio y empezaba a hacer frío, me agarré lo más que pude contra mi buso gris, pero a pesar de que cubría cada rincón que podía, el frío no disminuía, tiré un poco de la cobija que le había dado a Tommy pero se negaba a soltarla…

-Tommy, dame un poco de mi cobija, hace frío, dale! Suelta un poco- Le decía, hizo una mueca aún un poco dormida, pero sin duda mas en sueños que despierta y soltó un poco la cobija, logré cubrirme un poco acercándome mucho a ella, lo cual resulto reconfortante, puesto que Tommy estaba caliente para el clima que hacía allí afuera así que me pegue lo más cerca posible a ella, sujetando la cobija con fuerza.

-Saku… estas… helada- Balbuceo Tommy.

-No molestes y dame un poco de calor que me congelo-

Tommy hizo un pequeño gruñido y enseguida me abrazo con fuerza, luego hizo un sonido de cómo si se congelara, me reí entre dientes y yo también la abrasé sin duda estaba ahora menos congelada.

-Señor!! No puede pasar, este vagón….- Gritaba un hombre a lo lejos.

-Aquí tiene mi boleto si es a lo que se refiere, verifíquelo si hay alguna duda- respondió otra voz, una voz un poco fuerte pero llena de tranquilidad.

-Uh!... bueno… emm… disculpe señor, tome asiento donde guste- Respondió la primera voz, levanté mi mirada e identifique la voz como la del señor que pide los boletos.

-Muchas gracias, perdón por los inconvenientes- Decía un hombre que venía bajo una chaqueta escurriendo torrentes de agua, la capota que llevaba no permitía ver su rostro, pero su voz resultaba bastante llamativa, El hombre se sentó en una silla al otro lado del vagón, muy al rincón, sin quitarse la chaqueta allí se recostó y al parecer al momento se quedó dormido, puesto que no se movía.

-Saku!!!- Me distrajo una voz de mis pensamientos, -Como estas?!-

Levanté mi mirada, para encontrarme con la cara de Arii, quien traía un hermoso vestido, se veía hermosa en aquel traje, sus cabellos salía de los costados, como delicados rizos y sus ojos oscuros se veían alegres detrás de unos cabellos que tapaban su frente.

-Arii!!! Bien y tú como estas?!!- Grité arrojándomele encima para abrazarla, haciendo que Tommy casi se cayera.

.-Bien Saku que agradable encontrarte aquí-

-Lo mismo digo Arii, y mira que vestido tan bonito el que tienes, te ves muy hermosa awww-

Tommy que estaba ahora despierta se quejo diciéndonos que eramos malvadas al no dejarla dormir, pero igual que yo se alegro mucho de ver a Arii.

-Así que esta es la estación que usas tu Arii?- Escuche que le decía Tommy

-Así es, me acabé de subir al vagón, vaya, no puedo esperar este año, estoy tan feliz, por fin algo que hacer-

-Arii- Empecé –Viste a ese hombre que subió hace un momento?-

-Amm, la verdad es que no, no le había notado, ni siquiera las había visto a ustedes hasta que me senté en esta silla, por qué lo preguntas Saku-

-No, por nada, olvídalo- En verdad que ese hombre me resultaba extraño, algo había en él que llamaba mi atención, pero no sabría decir que era, sin darle más importancia al asunto, me dediqué a hablar con Arii y con Tommy que ahora estaba despierta, destapamos otra de nuestras provisiones de dulces y no las devoramos en un instante, el tren empezó a moverse muy pronto partiríamos a la academia y lo mejor de todo, era el paso a través del umbral.


Narra Liu

Logré llegar al tren y todo fue gracias a Aldeune, sin duda el titulo como la criatura más rápida no era por alardear, era bastante rápida, sin mencionar lo silenciosa, claro, sin duda me había costado una cantidad grande de Salmón rojo del río de Síldor, pero sin duda lo valía, sin mencionar la cantidad de agua que escurría en mi ropa, que al instante que subí al tren y me senté seque con un simple conjuro, era sencillo y ya dentro del vagón las leyes de magia no me obligaban a no usarla y es que la magia se encontraba prohibida en el “mundo humano” más por la protección de los mismos que por otra cosa.

El par de ojos que estaban puestos en mí desde que tuve ese percance con el señor que pide los boletos, ya no estaban fijos en mí, y no sé que tenía esa mirada que me colocó de una manera tan extraña, ya había dejado de mirarme y ahora podía relajarme o tal vez respirar… si no fallaba la memoria en breves momentos atravesaríamos el umbral y entraríamos al reino de los magos…

Justo a tiempo.

Atención todos por favor, en este momento el umbral para el reino de los magos se abrirá, no se amontonen y no se apresuren todos pasarán a través del umbral, así que por favor…

La voz de la mujer que daba el anuncio ya me empezaba a molestar un poco, las mismas indicaciones de siempre, los más chicos dentro del vagón estaban bastante entusiasmados y los que parecían más experimentados no parecían del todo emocionados, pero si se les veía dibujar una sonrisa ante tal idea.

En medio de la puerta que daba al otro vagón apareció el símbolo de la academia, y pareció sonar un cerrojo, la mujer y un par de los hombres que reciben los boletos, abrieron la puerta y la continuación a un vagón mucho más enorme se veía a través de ella, ese era el umbral… no me gustaba mucho, pero bueno, básicamente lo que hacía era transportarte a un vagón del tren de Draco, y este te llevaba hasta el reino de los magos…

Me levanté dirigiéndome hacia la puerta y de nuevo me encontré con esos ojos, no sabía porque, pero a pesar de parecer de lo más normales me sumergían en ellos, la chica dueña de esos ojos, parecía bastante emocionada con la idea del umbral, podía ver como una enorme sonrisa salía de aquellos delicados labios, de alguna extraña manera al solo contemplarla hizo que yo sonriera, algo desconcertante, pero no le presté mayor atención, de repente su mirada se encontró con la mía y… aparté mi vista para salir de ese trance al que entraba, sin embargo quería seguir observando… pero me lo negué, parecía como si me hipnotizará, crucé aquel umbral… ya había olvidado aquella sensación, era como subirse a una montaña rusa, sentir que todo aquello que comiste se te mueve para arriba y para abajo, y que sientes como si el estomago quisiera salir por tu boca creando un enorme vació en donde se hallaba y en mi caso tiendo a ahogarme, dejo de respirar impulsivamente… prefería miles de veces volar en alguna criatura hasta el reino de los magos, pero usar a Aldeune aunque hubiera sido por un breve momento, sé que tendría sus consecuencias más adelante, el concilio sabía todo lo que ocurría no me sorprendería que tuvieran a un espía todo el tiempo sobre ti, viendo que haces, que no haces, creo que saben hasta el tipo de ropa interior que usas… bien tal vez me exceda un poco pero así es, lo saben todo, y la magia esta prohibida en el mundo humano pero se supone que no hice nada para lastimar a alguno de los humanos, hay humanos para los que el reino es un secreto, pero hay humanos que en realidad lo saben, estos tres, me refiero a la chica y los dos hombres que ayudan a todos a cruzar de seguro son humanos trabajando en la compañía de trenes, son algo así como aquellos únicos humanos que saben de nuestra existencia y de cierto modo sirven a la magia, claro no es que nosotros los magos dejemos de ser humanos, pero la magia nos da ciertas ventajas sobre la gente común además de una vida mucho más larga, y los humanos también se benefician de otras maneras, pero eso son más que acuerdos políticos y otras cosas, el paso al mundo humano no esta prohibido para los magos, y el de humano no esta prohibido a el reino de los magos, en épocas anteriores se creyó en divulgar a totalidad el reino mágico y abrir sus puertas en totalidad a los humanos conectarlos entre si, pero muchos creyeron que eso acarrearía consecuencias en un futuro, así que la existencia solo es segura para algunos humanos, la búsqueda de una utopía para otros y fantasía para unos tantos de miles.

Del otro lado del umbral, en el vagón del tren de Draco, todo era muchísimo más amplio, y muchos de los estudiantes esperaban en este, el vagón recepción para pasar a sus respectivos vagones personales, el viaje no era largo pero cada uno disfrutaba de la privacidad de su vagón.

El vagón recepción contenía grandes mesas para grupos de ocho personas, cada mesa era atendida por un único mesero, este traía bebidas o comidas a cada uno de los integrantes de la mesa, cada mesa contaba con su ventana, y estas ventanas estaban cubiertas por una exquisita cortina de terciopelo vinotinto, con bordados dorados en la punta, había un hermoso candelabro en cada mesa, al igual que una hermosísima vajilla de porcelana dispuesta, cucharas de plata y copas de vidrio, el vagón entero estaba decorado como si fuese un café elegante del siglo VIII un tapete rojo cubriendo completamente el suelo, había hasta un barra de bebidas, con un excelente barman, candelabros colgando del techo y un excelente y buen trabajado en el techo y bordes de las paredes.

Cuando el umbral se cerro, muchos de los estudiantes fueron a sus cuartos personales, y noté que la dueña de aquellos misteriosos ojos, también se dirigía a la zona privada, a mi me gustaba mucho más esta sección del tren, y por supuesto recordaba tener mi mesa… y ahí estaba, nadie la ocupaba, me dirigí allí a paso sereno y me ubiqué en uno de los asientos.

-Buenas noches señor, que desea?- Me interrumpió una voz al sentarme allí.

Me giré y me encontré con el mesero de la mesa y vaya sorpresa, seguía siendo el mismo de hace tantos años atrás.

-Buenas noches- Respondí sonriendo.

-Que sorpresa señor, tenerlo de nuevo acá, me alegra estar a su servicio de nuevo, desea lo mismo de siempre?-

Eh de admitir que me sorprendió bastante el que me recordará y sobre todo que recordara mi pedido de siempre.

-Sí, por qué no? Por los viejos tiempos-

-Con mucho gusto señor-

El mesero se retiró de la mesa a traer mi pedido habitual, vaya, tantos años y aún lo recordaba, el lugar no había cambiado en mucho al parecer, todo seguía muy igual a como era tiempo atrás, todo en el mismo lugar, el mismo aroma, me preguntó si la academia habrá cambiado en algo…

El mesero no tardo con mi orden, una Coca-cola grande, junto con una hamburguesa doble de carne, con triple ración de queso con todo y mucha salsa mostaza, además de una pequeña porción de papá a la francesa.

-Ja! Justo como me gusta- Dije

-Como siempre le ha gustado señor, si desea algo más hágamelo saber- Y su imagen se desvaneció del aire.

El sabor inconfundible de la hamburguesa seguía siendo el mismo, y la mostaza exquisita, y la Coca-cola hacía su trabajo, nada mejor que esto, tal vez esto era lo que extrañaba del lugar, las mejores hamburguesas en todo el reino de magos, sin lugar a dudas.

Cuando hube terminado mi pedido, el mesero apareció para llevarse las cosas de allí, no sin antes preguntar si gustaba de otra cosa y yo negarle, ya que mi apetito había quedado saciado por las próximas dos horas, la lluvia afuera azotaba con fuerza, y el agua que golpeaba con el vidrio lo hacía como una triste melodía… una melodía que me recordó aquel momento…

…La lluvia caía sin piedad, mientras que su cuerpo descansaba en mis brazos, y nos encontrábamos inmóviles bajo la lluvia, pero solo mi corazón latía y era acompañado de vez en tanto por un relámpago que iluminaba aquella noche oscura…

-Disculpe señor, ya llegamos- Me distrajo de mis recuerdos una voz, se trataba del mesero. –Señor, lamento molestarlo pero ya llegamos, nos encontramos en el reino de los magos-

-Gracias- respondí levantándome de la mesa, ya todos los estudiantes habían bajado del tren de Draco, y yo era el ultimo.

Me dirigí camino a la academia, desde la salida del tren podía ver las rejas de la academia y a la distancia, la academia levantándose, asombrosa y dominante, el cielo estrellado se encontraba despejado, y una luna menguante se levantaba en el cielo, muy a lo lejos se veía volar lo que parecían aves, pero de seguro se trataban de los Grifos de Zero, unas de las tantas mascotas de él, en la reja estaban las siglas “ED” que eran las siglas del nombre de la academia Ethereal Dream, un nombre impuesto por el concejo, buscando demostrar tal vez la magnitud de sus esperanzas, para alcanzar aquellas cosas que son inalcanzables, intangibles…

Las rejas se abrieron de par en par y los estudiantes empezaron su ingreso, los nuevos estudiantes irían a el salón principal donde serían recibidos, por el cuerpo de docentes y tal vez tuvieran la suerte de ser recibidos por uno de los mismos miembros del concejo, yo buscaría la forma de escabullirme de ello, recordaba aún claramente como era aquella bienvenida, dándole esperanzas y sueños a los nuevos, mostrándoles un mundo de grandeza, la belleza de un mundo que no era más que un simple maquillaje de la realidad…

Pero después de todo… es hermoso vivir creyendo que todo eso es real…

Tuve la suerte de que tuviese que ir a hacer el papeleo, y es más quería saber el por qué me llamaban aquí, porque era de nuevo recibido en la academia, quería saber el propósito del concejo.

Mientras que parte del alumnado se dirigía a el salón principal y otros a los cuartos yo me desvié rumbo a el secretariado, conocía muy bien el camino, un largo pasillo, el más grande y ostentoso del lugar, lleno de cuadros de antiguos directores de la academia, enormes candelabros colgando del techo y un largo y reluciente tapete rojo marcando el camino, columnas alzándose a cada lado y si no fuese por el tapete, los pasos sordos, harían eco por todos los rincones de lugar, haciéndolo ver más tenebroso de lo que parecía.

-Hey tú amigo, ese no es el camino, vuelve acá- Gritaba una voz al otro lado del corredor, sin duda se me hacía familiar.

-No has escuchado acaso? Ese no es el camino, por acá- Decía mientras que apresuraba el paso para darme alcance.

Sin duda se trataba de él, cuanto tiempo había pasado ya? Sentí su mano tocar mi hombro y girarme para ver mi rostro, mantuve mi vista en sus ojos y mostré una ligera sonrisa… -Que tal Zero, como va todo?-

Narra Saku

El viaje había sido un poco agotador y me dirigía a los cuartos, ya quería llegar a mi habitación, pues quería quedarme con la mejor cama, el alumnado caminaba a través del pasillo y la gran cantidad de estos hacia difícil el avanzar, sin embargo nos abríamos paso entre la multitud.

Algo me distrajo, vigilante y suspicaz se encontraba “lechuza” como solíamos llamarle a nuestra queridísima profesora de matemáticas, y no es que tenga algo en contra de las matemáticas, o de las lechuzas, pero ella sin duda acababa con la poca reputación de ambas cosas.

Vistiendo un traje negro enterizo, el cual llegaba hasta sus tobillos, su cabello lacio y castaño lo tenía sujeto con una moña al a nuca, un par de pendientes en forma de aro colgaban de sus orejas sus ojos enormes se encontraban abiertos como platos con su ojo vigilante, observaba al alumnado, que cada cual tomará el rumbo adecuado, pero más que eso estaba de inspección, si, inspección, observaba rostros y comportamiento de cada uno, para saber a quien iba a tenerle el ojo encima todo el tiempo a parte de mí, acechando detrás de su escritorio, esperando al momento en que su presa se descuidase y…

-Hola Saku!- Me distrajo de mis pensamientos una voz familiar, giré un poco mi cabeza para ver de quien se trataba y me encontré con Kaho que vestía unos vaqueros, acompañados de una camisa negra, llevaba el cabello sujeto como cola de caballo, el cual dejaba ver aún más su rostro, iba tomada de la mano con Syaoran que tenía su cabello ligeramente peonado, llevaba unos jeans y un buso blanco, hacían una linda pareja y es que en fin de año habían empezado a salir y tal vez era algo que todos nos tenía esperado y nos mataba el suspenso por saber cuando iban a empezar a salir en realidad parecía que ninguno iba a confesar sus sentimientos hacia el otro y no importaba lo que hiciéramos bastante tímidos que eran estos dos, pero Syaoran se lleno de valor y condesó sus sentimientos al fin!

Detrás de ellos se encontraba Nadeshiko, que vestía de negro con camisa y una falda, acompañada de unas medias de rayas blancas con negro y levantaba el brazo entre la multitud, haciéndome señas para que las viera.

Me abalancé sobre ellos para saludarlos intentando atravesar la gran multitud de estudiantes, mientras ellos también se abrían paso, y es que hubiera sido millones de veces más fácil atravesar un río con una corriente realmente fuerte que a todas estas personas, pero al fin llegue y nos saludamos, de la manera más habitual, con un fuerte abrazo sobre todo a Kaho y Syaoran y es que no pude verles en fin de año, ya que ellos habían decidido ir a celebrar su noviazgo un tanto a escondidas de todos, Nadeshiko había ayudado un poco en eso, pero ello no había desaparecido del todo y de vez en cuando se dejaba ver junto con Pechan…

-Nadeshiko donde esta pechan?- Ya que no se encontraba junto a ella era normal que preguntase por él
-Dijo que vendría mas tarde, no tardará- Me respondió.

-Que veías Saku?- Preguntó Kaho.

-Estaba de safari observando lechuzas- Dije, e inmediatamente me entendieron y giró a ver a la Sra. Le… Dhamnes que ya nos ponía el ojo encima, y empezó a acercarse, eso era justo lo que faltaba llegaba a la academia y ya tenía un sermón encima.

-Buenas noches señoritas… caballero- Nos llamó dirigiéndose a nosotras y a Syaoran y es que Syaoran era un caballero de verdad, tanto mío como de Kaho ya que había jurado tiempo atrás protegernos con su propia vida.

-Buenas noches señorita Dhamnes- Respondimos casi al unisonoro.

-Por favor diríjanse a sus respectivos cuartos y luego al gran salón para la bienvenida general- A eso se refería como la bienvenida a todos los estudiantes a un nuevo año de dolor, sufrimiento, aburrimiento, pena, depresión, trabajo por los cielos, dejándote solo un par de horas para dormir si tenias suerte… a si se me olvidaba… aprendizaje. Y vaya que detestaba yo eso, sobre todo lo de no poder dormir, porque es que no hay nada mejor que darse una buena siesta… por mí dormiría todo el día, es de lo mejor, a que si.

-Si señora- Respondí, y emprendimos marcha, para dar alcance a Tommy y Arii que nos esperaban un tanto adelante adelante

-A veces es tan molesta- Dijo Kaho

-Tu crees? A mi me parece que lo disfruta- Respondió Nadeshiko.

-De quien hablan?- Preguntó Tommy

-De la Sra. Lechuza- Respondió Kaho

-Hay que malas, ella no es tan mala persona- Respondió Tommy

-Mala persona? No si ella es lo más de querida- Respondí y todos reímos un poco, y es de admitir que a veces tenía sus momentos buenos, pero en todo lo que llevaba estudiando aquí, podía contarlos con los dedos de una mano.

-Ella no es tan mala- Dijo Syaoran

-Pero Syaoran tu ya terminaste todas las matemáticas con ella así que no te preocupas- Le dijo Kaho

-Si ella no es tan mala- Dijo Tommy

-Tommy a ti te va bien en matemáticas, por eso no te quejas ella no te la tiene velada- Le dijo Nadeshiko

De nuevo todos reímos un rato y hablamos de los demás profesores, Syaoran nos acompaño hasta donde el corredor se dividía y tomo rumbo a los dormitorios de chicos, mientras que nosotras seguíamos rumbo a los cuartos, pero cuando llegamos no contábamos con la sorpresa que nos esperaba, en los cuartos habíamos sido reasignadas de la siguiente manera, Kaho, Tommy y Nadeshiko compartían un cuarto y a mi me había tocado cuarto con Arii, que mayor alegría que esa, no ser invadidas por otras estudiantes, en el cuarto y aun faltaba por saber quien sería nuestra compañera de cuarto, pero sin duda me encontraba de buen humor al saber que por lo menos había un cuarto en totalidad para nosotras, ya que sin duda pasaríamos mas tiempo en el cuarto de Kaho Tommy y Nadeshiko que en otro lugar, sería algo así como un cuartel general de operaciones, por lo menos hasta el toque de queda nocturno y eso si no conseguíamos quedarnos todas en un cuarto como ya lo habíamos hecho anteriormente.

Cuarto 2-B era el cuarto que nos habían asignado a Arii y a mí, así que nos dirigimos allí a desempacar nuestras cosas antes de ir al salón principal.

Cuando llegamos nos dimo cuenta de que solo habían dos camas en el cuarto, esto se ponía mejor cada instante, tanta alegría era real?

-Ojalá fuese así todo el año- Dijo Arii mientras que me abraza al igual que yo a ella.

-Sí esperemos que sí, y que no nos asignen después alguna intrusa molesta- Respondí y luego reímos.

-Arii espérame aquí un momento no tardo- Le dije mientras que dejaba mi equipaje sobre la cama que daba al lado derecho del cuarto –Y recuerda esta es mi cama-

-Si no te preocupes Saku yo la cuidaré por ti-

Salí del cuarto en busca del baño, había uno por cada piso, había que admitirlo la academia Ethereal Dream era bastante amplia y se permitía algunos lujos, y como no hacerlo si era una de las academias que dirigía el concejo de magos había entrado allí porque mi madre había salido de este lugar al igual que toda mi familia y claro mi hermano ayudo un poco… entré deprisa no había nadie por allí así que fue rápido, frente al espejo me arreglé un poco el cabello, cuando salí escuche pequeños golpecitos dirigí mi mirada por la ventana y vi como pequeñas gotas caían sobre el vidrio, que poco a poco se fueron haciendo más y más fuertes hasta que una fuerte lluvia inicio, de alguna manera me sentí atraída a la ventana, me acerque a ella, y allí en medio de aquella fuerte tormenta que comenzaba, vi dos figuras que se movían allí abajo, me acerqué mucho más, parecía como si se alejaran… pero que hacían con esta lluvia afuera? Intenté enfocar mi mirada, para lograr distinguir a alguno de las dos… de pronto una de las figuras se detuvo y pareció girarse, y verme… parecía como si viese hacía la ventana… y fue como si el aire me faltase, como si no pudiese respirar y mi corazón pareció detenerse… acaso me estaba asustando? Era imposible que viese hacia la ventana y sobre todo a donde yo me encontraba… era posible, pero la figura seguía allí inmóvil, bajo la lluvia, dirigí mi mirada hacía la otra figura que parecía que se detenía y observaba a la otra y luego esta ultima empezaba a moverse de nuevo… el aire pareció volver a mí… que había sido eso?

Sin darle más importancia me dirigí a la habitación, en donde Arii ya había acomodado varias cosas, de hecho… ya había acomodado todo! Y se encontraba escribiendo ahora en lo que parecía ser un pequeño diario.

-Hola Saku- Dijo mientras guardaba el pequeño cuadernillo –Ya es hora de irnos?-

-Amm, sí, vamos por las demás- Tomé mi chaqueta gris que estaba con mis demás cosas y salimos de allí, cada una tomo una copia de la llave y nos dirigimos al piso inferior, que era donde Nadeshiko, Tommy y Kaho tenían habitación.

-1-E, aquí es Saku- Dijo Arii que se detuvo a golpear en una de las tantas puertas de las habitaciones, al momento salió Tommy seguida de Kaho y Nadeshiko y nos marchamos al salón principal, los pasillos eran iguales, lámparas colgando del techo, columnas levantándose a cada lado, algunas mesas con jarrones llenos de flores hermosas, hasta llegar a las puertas del gran salón, que se levantaban fuertes y ostentosas, abiertas de para en par ahora, dando paso a una gran cantidad de asientos todos alrededor de un escenario en un ángulo de unos ciento cincuenta grados, unos pequeños balcones alrededor para personas mas importantes, tenía unos cuatro pisos de alto, el salón entero estaba pintado de un dorado y cubierto en algunas partes de cortinas de terciopelo rojo, los asientos eran bastante cómodos, el lugar tenía un aspecto de un teatro del siglo anterior, pero se veía realmente radiante, nos sentamos unas cinco filas atrás, Syaoran no tardó en unírsenos y sentarse juntó a Kaho. Al frente de todas las mesas había un pequeño escenario, allí hizo aparición el director, materializándose de la nada frente a todos nosotros, primero una gran llamarada se alzó y el salió de ella, mientras que esta se iba extinguiendo, vaya que le gustaban las entradas llamativas.

Cuando el lugar estuvo en su totalidad lleno de estudiantes y los murmullos se levantaban por todo el lugar, sobretodo de los nuevos estudiantes, los de primer año, que se encontraban en las primeras filas hablando con sus nuevos amigos y comentando lo maravillosos del lugar, en serio yo había sido así en el pasado? Una explosión se hizo presente, sin tomar amas de uno desprevenido y haciéndolo saltar en su asiento, la imagen de miles de estrellas sobre el escenario era deslumbrante y la figura de un dragón cruzó por todo el gran salón, levantando gritos tanto de ovación como de pavor y con una llamarada sobre el escenario, hizo acto de presencia nuestro director, saliendo de las llamas como si no más se tratase de salir a través de una niebla muy roja, su cabello negro y enredado de un aspecto salvaje se levantaba un poco y caía a los lados insistiendo en querer salir con fuerza en toda dirección, vistiendo una túnica blanca con detalles azules por todas partes y lo que parecía una bufanda del mismo color colgando de sus hombros, las mangas anchas colgaban de sus brazos y en una de ellas sostenía un bastón muy bien elaborado, en la punta superior de este se levantaba una gema roja, brillante, cuyo brillo disminuyó cada vez más al igual que lo hacía el efecto visual.

No demoraron en alzarse los aplausos y el director desapareciendo el bastón y levantando una de sus manos para pedir silencio, mientras que con la otra tocaba su cuello, mientras que sus labios se movían con ligereza.

El discurso no tardó en abrirse paso, con una voz fuerte como si hablase a través de un micrófono y hubiese parlantes por todo el lugar.

-Alumnos de la academia, es un honor para mí darles la bienvenida a este nuevo año, que este año se cumplan todas y cada una de las expectativas de cada uno, no olviden sus sueños, pues son ellos quienes impulsan sus vidas, miran a la persona que tienen al lado y recuerden que cada uno de ustedes no esta solo, tendrá siempre alguien junto a ustedes más que dispuesto a tenderle la mano, más que dispuesto que dar la vida por su semejante, ahora doy inicio a este nuevo año-

El lugar estalló en declamaciones y aplausos, muchos se colocaron de pie al igual que nosotras, definitivamente mi hermanito era muy bueno para dirigirse a tanas personas, para saber llegar a cada persona y como no si era el director de la academia ahora, el director Brolly… mi hermanito…


Última edición por Darkliu el Sáb 26 Mar 2011, 12:45 am, editado 2 veces
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Syaoran-kun el Mar 14 Dic 2010, 10:31 pm

waaa pote cala semana, kielo seguir leyendo n.n
waaa se ve genial espelo que no me deje como el oto
y solo lo termine saku XD
waaa que kawaiii las coincidencias que hay con los personajes n //n
jeje ♥ kaho y syaoran por siempre ♥

_________________
Wiii firma hecha por mi espositaaa kawaiiiiiii

Casado con Dokuro
Caballero de saku y Kaho
caballero por siempre
avatar
Syaoran-kun
Kengou
Kengou

Capricornio Cantidad de envíos : 271
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 26
Localización : Bogota

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Correcciones :3

Mensaje  kurenai el Mar 14 Dic 2010, 11:39 pm

Aqui Liu unas cositas

Donde tú narras
Dónde dice
<<-Igualmente, feliz día- Y salí de aquel lugar dirigiéndome al coche y observando la caja, no era una caja normal, además por los intentos de forcejeo que se veían alrededor, deduzco que no lograron abrirla, y no hubieran podido, no con el sello de esta sencilla caja, un sello que no es visible para el ojo humano…>>
Se supone que llegaste en metro, entonces de ¿dónde salio el carro?.

Cuando Saku narra
Aqui
<<Tommy se había dormido ya en su silla, se había arropado con una cobija con la imagen de Kero ........ mis ojos simplemente no se cerraban y me quedaba mi ultima gomita y tenía forma de tortuga, destapé el paquete que la contenía y la comí completa.>>
Es la última "gomita" pero no las venden solas, vienen varis en un paquete.

<<-Arii!!! Bien y tú como estas?!!- Grité arrojándomele encima para abrazarla>>
Se suponia que Tomoyo la tenía abrazada, entonces ¿La mando a volar y no se dio cuenta? O_O

Saku Narra
<<El viaje había sido un poco agotador y me dirigía a los cuartos, ya quería llegar a mi habitación, pues quería quedarme con la mejor cama, el alumnado caminaba a través del pasillo y la gran cantidad de estos hacia difícil el avanzar, sin embargo nos abríamos paso entre la multitud.>>
Creo que dijiste que era el primer día para ellas en la academia y pues ella ya va en camino a los cuartos. Deberias aclarar al inicio porque pareciera que es el primer año en que asisten a la academia.

De resto me encanto! Esta excelente!!!!!
Very Happy
Te doy un 10!
Lo que escribi arriba son sólo cositas por arreglar y ya Smile

Recomendado para anime o película, creo que me adelanto a los hechos.... Pero bueno, si asi es el inicio no me imagino la continuación y el final!!!
En serio, esta muy bueno.
avatar
kurenai
Kengou
Kengou

Libra Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 23/06/2009
Edad : 23
Localización : Aqui!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Saku Touya K. el Miér 15 Dic 2010, 10:13 am

Awww!! me encanta! *o*
más te vale que sigas escribiendo.. o te pego Very Happy! Razz ♥️.♥️


Para el 20 ya habra otro capi!! *o*
y lo que dijo Kure es verdad tenia a Tommy abrazada y la mande a volar? o.o ?



avatar
Saku Touya K.
Kengou
Kengou

Aries Cantidad de envíos : 363
Fecha de inscripción : 06/08/2009
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Sáb 18 Dic 2010, 2:53 am

Bueno muchas gracias a todos los que lo leyeron , me agrado, me encantó que les gustase, la verdad eso motiva para que siga escribiendo , y hoy me trasnocharé terminando el segundo cap, por qué bueno, me la he pasado haciendo el cosplay para el akihabara y ayudandole a mi prima y al novio con el de ellos que esta bien padre! la neta del planeta mas que el mio el mio es algo improvisado pero que mas dá es cosplay y me gusta :3 asi que trasnocharé escribiendo lo más que pueda, y mañana seguiré mas tarde le seguiré trabajando a mi cosplay y eso u.u aspiro a subir capi el lunes

gracias saludos a todos gracias por leer a mi niña saku <3o<3 te amooooo!!!!! eres la musa de mi inspiración para esta historia <3 muak!!!

PD: Respecto a lo de anime, pelicula de la historia xD se podría considerar la idea pero como le dije ya a Saku haré dibujos del libro y los subiré a mi blog =D pero despues D: aún estoy cargado de trabajo por aca D: tontos cosplay, pero se van a ver geniales, despues haré dibujos, para el quinto capitulo ya tendré dibujos

PD2: Kure en muchos pedazos dice que narra Saku que narro yo, la historia la escribo yo solamente D: pongo solamente dos puntos de vista, porque me pareció genial para poder expresar cosas mas profundas por asi decirlo, Saku me ayuda con cosas relacionadas con su personaje y algunas ideas que se le ocurren a ella, tambien acepto comentarios acerca de si quieren algo, sería bueno :3

PD3: Brolly sigo esperando tus coments <,<
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Abel Cross el Mar 21 Dic 2010, 7:43 pm

ME facino entr los muchos fanfics que hai ne le foro ha sido el unico que em a gustado.
MK su estilo de escribir es resvero incluso me acorde de Dostoievski,
la verdad fue increible pude sentir al lluvia del tren, probar la hamburguesa imaginar el ecenario, verlo desde la perpectiva del anrrador com si fuera el.
Tambein me hiso recordar mis inicios el ragnarok cuano era un maguito que se la pasaba en geffen e izlude cojiendo el airship y matando porings con su amigo swordman
que recuerdos >.<.
MK SIGA ESCRIBIENDO, AUNQUE LA HISTORIA SUENA A HARRY POTTER,
ESTO NO ES TARINGA PERO SE GANO 10 PUNTOS xD
avatar
Abel Cross
Bujin
Bujin

Capricornio Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 26/05/2009
Edad : 23
Localización : soachingtong

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2

Mensaje  Darkliu el Jue 23 Dic 2010, 2:00 pm


Hola de nuevo, gracias por los comentarios en verdad ayudan mucho, ya corregí los errores que me habían quedado en el anterior (gracias kure) pido disculpas por ello, espero que este nuevo capitulo les guste tanto como el anterior, y perdón la demora, pero ocupe mucho tiempo ayudandole a mi prima con el cosplay de Archbishop y trabajando en el mío de Loki, en fin sin más preambulos, aquí el segundo capi

PD: En este capi habrá un toque más de romance, intentó poder expresarlo de la mejor forma posible, inspirandome en aquellos sentimientos que mi niña pone en mi, Saku eles mi musa de inspilación TE AMOOO!!!!

----------------------------------------------------------o------------------------------------------------------------



CAPITULO 2
Es ese mi corazón?

Narra Liu

La lluvia azotaba fuertemente, en este momento los estudiantes estarían ya en el salón principal, o como lo llamaban el gran salón, para darles la bienvenida a este nuevo año, pero yo tenía otras cosas que hacer, cosas más importantes y no era el papeleo, pues ya había terminado todo lo que podía hacer respecto a ello…

Me dirigía con Zero hacía el interior del bosque, pues hacía ya tiempo atrás había dejado de visitar a una vieja conocida. Momentos atrás, había sentido una sensación… tan extraña en el interior, como si mi pecho se expandiese y se contrajera a la misma vez, la manera en como la respiración se hacía más y más pesada, y solo había ocurrido hasta que vi a aquella persona en la ventana, y no fue hasta que Zero me trajo de nuevo a la realidad llamándome, que pude volver en sí. De que se trataba esa sensación? Nunca antes había experimentado algo de esa manera…

-Liu apresúrate, ya estamos cerca- Decía Zero que se encontraba un poco más adelante y me percaté entonces que ya nos encontrábamos dentro del bosque, y habíamos avanzado ya unos cuantos metros a su interior, apresuré un poco el paso para darle alcancé a Zero, y era que llevaba ya mucho tiempo lejos de cualquier lugar que no se tratase de estar sobre asfalto, así que el camino se tornaba un tanto complicado en cuanto más caminábamos.

Después de caminar algunos metros más podía ya ver un pequeño estanque que resplandecía allí adelante y poco a poco se fue haciendo más visible, no era muy grande, cubría un área de unos cuarenta y ocho metros cuadrados y la profundidad no era mucha por lo que se podía ver.

-Bien hasta aquí llego yo amigo, tú tienes que entrar… ya debes de saber como es- Dijo Zero y emprendió marcha de regreso.

Supuse que el estanque era la manera de ingresar a donde mi vieja conocida, pero como? Algún conjuro? Invocación? No si de eso se tratase, Zero lo hubiese mencionado, el entendía muy bien a las criaturas, por eso se llevaba tan bien con ellas y sabía que yo daría con la forma de entrar, si no lo hubiese mencionado… no, sin duda ella hubiera hecho que lo mencionase, ella estaba detrás de todo esto.

El silencio se hubiese apoderado del lugar en ese momento si no se tratase de la lluvia que lograba marcar al son de una sinfónica su melodía, pequeñas ondas se dibujaban en el estanque con cada gota, que se dispersaban por toda la superficie del mismo, colisionando unas contra otras, pero aún así se mantenían, no se destruía, el contacto de la una con la otra, no les daba fin, se permitían el paso y continuaban su camino, hasta que poco a poco perdían fuerza y desaparecían.
Que se traería ella entre manos, para querer la audiencia en este lugar, como lograría comunicarme con ella, que tenía que ver el estanque en todo esto? Sabía que le encantaba el agua pero que debía de hacer yo?

La lluvia ceso y solo unos pocos agudos se escuchaban aún sonar, pequeñas gotas encontrándose con un inmenso conjunto de las mismas en el suelo… una última gota cayó en el estanque, levantando una pequeña cantidad de agua y luego fusionándose por completo con el estanque… eso era… fusionarse, ser uno con el estanque.

Me coloqué de pie sobre el estanque su profundidad era poca, tal como se veía, no me llegaba mas arriba de los talones, una vez sobre él recordar las palabras que ella había mencionado ya hace algún tiempo atrás, debía entonces de repetirlas.

-Aqua nexus-

El estanque empezó a brillar, una luz casi cegadora se alzaba desde lo profundo y se perdía en las hojas de los árboles que le rodeaban, sentía como el suelo bajo mis pies cedía un poco, como me iba hundiendo en aquel lugar, en cuestión de segundos el agua me llegaba ya a el cuello, y la presión de la misma que se supone debía de sentir mi cuerpo, no estaba, el estanque era tan solo un pequeño portal a otro lugar, cerré mis ojos y deje que la transportación finalizase.

Me encontré después descendiendo ante una enorme puerta escondida en lo profundo de un mar y por las criaturas que allí nadaban diría que se trataba del “Mar de Plata”, las enormes puertas que parecía se tratasen de unas de un antiguo templo griego, tenían gravadas en sí, espirales que se unían unas con otras, dando forma a una esfera, una fina línea de luz blanca se trazó en vertical en el medio de la puerta, partiendo la esfera en dos y empezó a abrirse lentamente, y de lo profundo de la puerta la luz parecía brillar con más fuerza y una silueta difusa empezó a aparecer en la lejanía y cada vez se hacía más grande, hasta que tomo una forma ya familiar…

- Geodhaleom veo que aún sigues viva?- Le pregunté a mi vieja amiga, una tortuga gigante, la criatura más antigua, tan vieja como el tiempo mismo, sobre su caparazón no solo lleva la edad sino la vida misma, en el se aprecia parte del mundo mismo, árboles, montañas, volcanes, ha visto el surgimiento y fin de civilizaciones, ha estado siempre y morirá cuando el mundo lo haga.

-Vaya modales son esos, veo que tu no has cambiado en lo mas mínimo, pero ha pasado poco tiempo…- Respondió ella.

-Para ti tal vez, para mí han sido ya muchos años desde la última vez-

-Que te trae esta vez ante mí, que hayas tenido que recurrir a aquel guardián de la naturaleza para localizarme?- Supuse entonces que se refería a Zero.

-Solo quiero respuestas… respuestas claras, del por qué el sello? Por qué tanta magia contenida? Que me trae de nuevo a la academia donde todo inicio?- Pregunté

-Ya te lo dije con anterioridad- Respondió muy tranquila –En tu sangre se halla la respuesta, y a donde la magia vaya tu llegaras de una u otra forma, y la llave cuyo cerrojo abrirá el camino a la destrucción será encontrada-

-Pero es que no puedes hablar claro?- Le grité, siempre obtenía la misma respuesta, a diferencia que esta vez mencionaba una llave y un cerrojo.

-La claridad aún es confusa en el agua tranquila, pues en su profundidad se hayan miles de enigmas y descubrimientos por hacer, tal vez sea el tiempo el único capaz de revelar el significado con tal entendimiento como aquel que buscas, pero tal vez entonces sea muy tarde ya-

-Y que debería de hacer? Dedicarme a esperar?-

-La paciencia forma a verdaderos sabios y solo a través de ella llegaras al conocimiento-

Una luz de nuevo tan fuerte como la anterior inundó el lugar y todo se teñía de un blanco profundo, hasta que de nuevo formas se dibujaban y colores empezaban a pintar figuras difusas, como si despertara de un sueño me hallé sentado en medio del estanque.

-Esa vieja tortuga lo volvió a hacer, acaso no podía dar una clara respuesta? Si ella no aclaraba mi horizonte, nadie más podía hacerlo, el tiempo mismo revelará la verdad que se halla escondida…- Dije para mi mismo.

-o-

De regresó a la academia tenía que buscar a Kurenai, que me dijeron encontraría en el gran salón y que estaría junto al Director, que ella se encargaría de darme mi habitación y la demás información, cuando llegue allí me encontré con que todo mundo aplaudía con fuerza y mucha gente ovacionaba, al parecer la bienvenida ya había sido presentada y era del agrado de todos.

La multitud comenzó a abandonar el lugar, dirigiéndose cada uno a su respectiva habitación, pues al día siguiente comenzarían las clases, me dediqué a esperar afuera hasta que todos terminaran de salir, uno a uno abandonaron el lugar hasta que ya no quedaron más que algunos estudiantes queriendo hablar con algún profesor o algo así, me acerque a la señora Dhamnes y le pregunté por Kurenai.

-Liu, de vuelta aquí? Como has ingresado?- Respondió

-Me ha llegado una carta diciendo que mi admisión había sido aceptada- Aunque yo no sabía de que iba todo eso –Sabe donde puedo encontrar a la señorita Kurenai, tengo que ubicarme en una habitación y tener mi horario de clases para comenzar mañana- Insistí

-Que extraño, pero bueno- Dijo haciendo una cara de desaprobación –La señorita Kurenai se encuentra detrás del escenario, debe de estar con el señor director-

-Ya veo, muchas gracias... por cierto quien es el director de este año?- Le pregunté

-Dios Santo, ingresas a la academia y ni siquiera sabes quien es el director- Dijo en un tono bastante burlón y ofensivo.

-Muchas gracias señora Dhamnes, que tenga un buen día- Dije alejándome en dirección a el escenario.

Cuando llegué detrás del escenario me encontré con un grupo de personas, parecían que todos eran estudiantes, a excepción por el mago que estaba ahí, su rostro con una sonrisa que recorría por completo su cara, también podría distinguir una abundante cabellera de rizos incontrolables, su estatura, además de verse alto, las personas a su alrededor no lo eran tanto a excepción de un estudiante que se hallaba allí tomando de la mano a otra estudiante, el mago estaba vistiendo de blanco y sostenía un báculo blanco en su mano derecha y una mujer que estaba su lado cuyo cabello tenía un color algo particular... parecía ser quien habían descrito por Kurenai, me acerqué a ella para pedirle por mi habitación y las demás cosas.

Y dentro de aquel pequeño grupo sobresalió un cabello entre ondulado y liso de color lila, solo con una pequeña parte de cabello levantado a los lados muy similares a unas orejas, se me hizo familiar, el aire se torno pesado un poco y en mi pecho un golpe apresurado me alcanzo, se trataba de la misma chica del vagón…



Narra Saku

-Hay hermanito ya estás muy viejo para estas cosas, mira hasta ya las canas parecen asomarte- Le dije a mi querido hermanito Brolly y todos empezaron a reír.

-Pues parece que este abuelito aún te es de utilidad, espero que no te metas en tantos problemas este año, el año pasado me costo bastante, salvarte de los que te salvé- Me dijo Brolly

-Si es verdad Saku a veces te excedes con lo de molestar a un profesor- Me dijo Kurenai

-Y ellos se exceden con tareas- Respondió Nadeshiko que se encontraba a mi lado, en ese momento todos empezamos a reír cuando alguien se acercó a nosotros.

-Señorita Kurenai...- Comenzó –Estoy aquí para solicitarle la asignación de mi horario y habitación en la academia-.
Se trataba del mismo chico que había subido en el vagón del tren, su estatura parecía normal y su actitud a parte de cortes, bastante misteriosa, y es que ya nadie hablaba así en esta época, su mirada parecía algo perdida, de cierta manera perturbada, como si algo le pasara, por alguna razón mi pecho latió un poco más fuerte cuando su mirada empezó a pasar por todos los que estaban allí, y finalmente se poso en mí

Kurenai se disculpó con nosotros y se despidió de mi hermanito diciéndole que luego se verían en donde habían quedado para cenar juntos, tal vez por ser los primeros días de la academia contaban con algo de tiempo libre para verse, muchas veces las responsabilidades no les permitían verse a no ser más que para algún asunto mismo de la academia y es que mi hermanito y Kurenai llevaban ya un buen tiempo saliendo juntos y se veían tan bonitos, pero el trabajo era un gran obstáculo pero eso no había impedido que su relación saliera adelante

Kurenai se retiró con aquel chico misterioso, pero que de alguna manera me llamaba un poco la atención, además de que sentía como era más difícil respirar, de alguna manera me sentía... me sentía como momentos atrás cuando vi por la ventana... sería él quien caminaba bajo la lluvia?

-Saku, vamos, mañana empezamos clases hay que preparar todo- Me decía Arii que me tomaba del brazo intentando llevarme a rastras a la habitación, al parecer, mientras que me traía de vuelta de mis pensamientos

-Espero que ese preparar todo para mañana, se refiera a los libros y adelantar un poco el estudió y no para preparar bromas- Decía mi hermanito Brolly a mis espaldas.

-Por supuesto!- Gritaba Arii, intentando lograr que mi hermanito la escuchara pues ya nos hallábamos bastante lejos de donde estaban todos.

Los pasillos se abrían paso ante nosotros, al igual que lo hacían las personas por las que pasábamos casi por encima.

Cuando llegamos a los dormitorios de chicas, nos dirigimos al segundo piso a nuestra habitación, al entrar Arii cerró la puerta a sus espaldas.

-Que sucede Arii?- Empecé –Por qué tanta impaciencia?-

-Bueno Saku, como sabes, ambas somos del elemento viento, esa es nuestra especialidad- Dijo Arii

-Amm, si así es, que sucede con eso?- Pregunté confusa ya que no veía el hilo de todo esto

-Es que con todo eso de salir de prisa, de empacar cosas, ropa, zapatos… olvidé empacar algunos libros… bueno en verdad… casi todos… todos en verdad…- Dijo Arii

Un silencio casi sepulcral invadió el cuarto… y es que como olvida empacar los libros? Es decir veníamos a la academia, los libros era la prioridad… si había alguien bien despistada esa era Arii.

-No me mires así- Me dijo

-Así como?- Pregunté

-Así diciéndome con la mirada, “como eres capaz de olvidar los libros viniendo a la academia”-

-Es que acaso no es así?-

-Bueno, sí-

Un corto silencio se presento de nuevo y luego las risas de ambas inundaron el lugar, ya no habría nadie despierto en el dormitorio de chicas, por lo menos, si es que había alguien durmiendo, las risas sonaron más fuerte que cualquier molesta alarma, logré escuchar algunos golpecitos en la pared de la habitación continua y al parecer Arii también lo hizo, porque empezamos a reír por lo bajito.

-Esta bien Arii, vaya que tienes suerte de que ambas seamos elemento viento, así que deberíamos tener los mismos libros, haber déjame ver tu horario- Le dije

Arii me alcanzó su horario sacándolo de la mochila, era una pequeña hojita impresa, con algunas decoraciones en flores alrededor.

-Que lindo Arii-

-Gracias- Respondió

Tomé entonces mi horario y comparé horas.

Concordábamos en Magia de elemento II y Artes de invocación I, por suerte solo eran dos áreas, el resto nos turnaríamos los libros.

Mira Arii, podemos pasarnos los libros en la hora del almuerzo, excepto Teoría de Criaturas III ya que amabas la teníamos antes de la hora del almuerzo y era un libro bastante grande, la ventaja era que seguía una de la otra.

-No es perfecto Arii?- Pregunté

-Así es, por lo menos hasta que me envían los libros, es perfecto- Dijo

-Te los envían?-

-Así es, llamaré a casa para pedir que me los envíen cuanto antes-

-Bueno entonces te acompaño, no quiero que lo olvides, o que se me olvide a mí- Dije riendo y Arii también rió.

Esa misma noche llamamos a casa de Arii y pedimos a su mamá quien contesto que enviaran los libros lo más pronto posible, pues era urgente que llegaran, fuimos a la cama y quedé profundamente dormida… esa noche olvidamos cenar.

El despertar de la mañana siguiente fue bastante difícil, mi cama era lo bastante cómoda y me incitaba a quedarme allí todo el día, y lo hubiera hecho si no tuviese esas clases, cuando salí al corredor, con mi toalla veía como muchas chicas caminaban por los corredores en toalla a sus habitaciones, o se dirigían a las duchas igual que yo, otras llevaban su ropa al baño y allí se cambiaban después de tomar la ducha matutina.

Después de estar lista, me dirigí a clase de Artes de invocación, Arii había estado lista antes y ya había partido, cuando salí aún habían algunas chicas corriendo de un lado a otro alistándose, y supe que en verdad había chicas que dormían tal vez más que yo… o que tal vez trasnocharon el día anterior con algunos de sus amigos.

En fin, me lleve una enorme sorpresa al llegar al jardín donde se iba a llevar a cabo la clase, todas estaban allí y Syaoran también se encontraba en ese lugar, al parecer esta era otra de esas clases que aplazaba para ver junto a Kaho.

-Buenos días amor- Me dijo Tommy acercándose a mí

-Buenos días amor, como amaneces?- Le dije

-Mal esta mañana desperté y no estabas a mi lado-

-A mi también me hubiera encantado despertar y encontrarme con tu rostro amor- Le dije mientras le acariciaba una de sus mejillas.

Luego empezamos a reír, Nadeshiko se río y dijo –Okey son raras- Y siguió riendo

-Muy bien, todos su atención por favor- Gritó quien parecía la maestra, tenía la piel bronceada, ojos amarillos, el cabello verde y agarrado atrás la cola del cabello le llegaba casi hasta las rodillas, vestía una bata blanco que llegaba a los gemelos, donde empezaban sus botas negras y usaba un corto vestido negro enterizo, bastante ajustado que denotaba su figura, y vaya cuerpo el que tenía, era la envidia de todas las estudiantes aquí presentes de seguro, y hacía escurrir la saliva a todos los chicos, bueno casi todos, Syaoran no parecía despegar los ojos de Kaho, tenía solo ojos para ella.

-Mi nombre es Shinra y seré su maestra de invocación I- Dijo

Se escucharon bastantes mormullos tanto de chicos como de chicas, pero solo de parte de los chicos, parecían llegar pequeñas risas.

-Muy bien quien quiere ser el primero en mostrarme su invocación?- Preguntó la maestra Shinra.

Nos quedamos allí inmóviles esperando a que alguien se animará a pasar primero, pero sin duda sería mejor que la maestra llamara por lista así sería más fácil, pero Tommy dio un paso adelante y se coloco frente a la maestra

-Yo lo haré!- Le dijo.

-Muy bien muéstrame lo que tienes- Le dijo la maestra Shinra mientras se cruzaba de brazos.

Tommy levantó una de sus manos, al igual que la vista al cielo, la temperatura del lugar empezó a elevarse y alrededor de Tommy parecía que se estaba distorsionando debido a la misma temperatura, el aire se hacía más y más caliente podía sentirlo, una pequeña llama empezó a surgir de la mano de Tommy y luego inclino su mano hacia adelante, la llama cayó al suelo y se precipitó, se escucho como el fuego se expandía devorando gran cantidad de oxigeno para ello, cuando las llamas se dispersaron, en el lugar donde estaba antes ese remolino ardiente, estaba una “maid” de pie, de piel blanca con los ojos cerrados y colocando una sonrisa en su rostro, su cabello era negro y adelante lo tenía corto y unos mechones largos que le legaban a la altura de la mandíbula caían a los costados, en la parte de atrás lo tenía agarrado de coleta, la cabeza la tenia ligeramente inclinada y sus manos tomadas delante de sus piernas.

-Bien muéstrame que puede hacer- Dijo la maestra Shinra

-Muy bien- Respondió Tommy

Seguido de esto la maestra Shinra señaló un muñeco que se encontraba en la distancia, diciéndole a Tommy que mostrara la habilidad de su invocación contra el muñeco.

La maid de Tommy se abalanzó sobre el muñeco, mientras que una escoba aparecía en sus manos, como un centello de luz fue tomando la forma, hasta que la alcanzó, yo sabía que no se trataba de una escoba normal, cuando llego al muñeco, lanzó un certero golpe al muñeco con la escoba e hizo que el muñeco quedara reducido a dos partes, seguido de eso, la maid retomo su postura y la escoba desapareció de la misma manera como apareció.

-Muy bien, una excelente demostración de tu parte, pero… que tal ahora algo mas realista?- Dijo la maestra y enseguida me señaló a mi –Tú, ven aquí muéstrame tu también a tu invocación y muéstramela en batalla-
-Amm, sí- Logré responder

Me coloqué frente a Tommy y dispuse a hacer mi invocación… pero, cual haría… entre las dos invocaciones que podía hacer yo, cual utilizaría?

Lo tenía, iba a invocar a mi querida demonio, de seguro ella haría una excelente función.

Colocando ambas manos sobre mi pecho, sentí como el viento me rodeaba como cada vez se hacía más fuerte, y como debido a esa fuerza empezaba yo a levitar, mi cuerpo se levantó unos centímetros del suelo, mi cabello danzaba con el viento, mientras yo intentaba concentrar toda mi energía para llamar a mi demonio, un inmenso torbellino se levantó frente mío y dispersándose fuertemente, apareció en aquel lugar mi demonio, mi querida, Alice…



Narra Liu

Ya iba algo tarde para clase de Invocación I de seguro Shinra ya había iniciado, pero sin duda no me perdería de mucho, la primera clase Shinra solía colocar a los estudiantes a hacer sus respectivas invocaciones y si encontraba algo interesante lo colocaba a prueba en una lucha, muchas veces luchaba ella misma otras, colocaba a los estudiantes a que lucharan por ella, si aparentaban ser lo bastantemente buenos en ello, hacía poco había sentido como una cálida brisa inundaba el lugar, sin duda habían invocado alguna criatura del tipo fuego y quien lo hizo se especializaba en ello, sería muy fuerte sin lugar a dudas, pero hace u segundo, una brisa fuerte me alcanzó, tenía un fuerte poder contenido en sí, pero no solo eso, había algo en aire, difícil de describir, algo, un tanto conocido, algo que hacía que mi pecho se sintiese de nuevo de aquella manera... algo incomoda, pero bastante agradable.

Cuando llegue al jardín donde se llevaban a cabo las clases de Invocación, se encontraban dos estudiantes luchando, la primera había invocado una maid, una maid de fuego sin duda, por el color de sus ojos, las maid eran criaturas algo difíciles de invocar, ya que requerían mucha practica y un alto nivel de magia, y no solo en la invocación sino también en el momento de luchar ya que en la manipulación de la criatura esto consume una mayor cantidad de magia ya que tus ordenes tienen que llegar a ella, son las criaturas mas obedientes, pero sus ordenes requieren bastante trabajo mágico para que lleguen a ellas, muchas veces, las maid logran usar habilidades de su mismo “señor”, pero esto también necesita un gran nivel de magia, la manipulación de objetos, también requiere mucha concentración ya que la materialización de estos no es nada sencilla, mucho menos manteniendo el lazo mental creado entre el señor y la maid.

La segunda persona que luchaba… era ella… la chica que siempre hacía que mi pecho se sintiese de esa manera… su mirada decidida y firme demostraba sus deseos de ganar, ella había invocado… un demonio? Pero como era posible? Yo sentí muy bien el poder del viento, los demonios solían ser solamente invocados por Brujos o Hechiceros o en otros casos, de magos con el poder de Fuego, pero este, tenía que haber hecho un pacto con el demonio, aún así, la invocación tendría que ser mediante fuego… y como la maid era de fuego debido al color carmesí en sus ojos, las cosas no tenían sentido, por lo que solo quedaba una posibilidad, aquella chica de cabello lila, era una hechicera, y bastante fuerte al parecer.

El demonio con apariencia de mujer, surcaba por el cielo, tomando impulso para golpear a su oponente, su cabello lacio y negro se movía con el viento al igual que su cola, a ambos costados de la cabeza sobresalían un par de cuernos de carnero, sus alas se movían con fuerza, su vestido lo componía tan solo un corsé, ropa interior negra y unas medias blancas que le llegaban casi a la bragadura, finalizando con un par de botas negras de tacón, la piel del demonio no era roja, era de un color piel algo más parecido al del ser humano, podía tal vez confundírsele con un súcubo, lo que hacía que algunos hombre quedaran idiotizados al verle, era la súcubo o la maestra Shinra quien atraían la atención de la clase varonil.

La maid se movía con gran velocidad en el suelo, intentando dar alcance al súcubo, corriendo con una escoba en su mano, que había materializado mientras se movía a aquella velocidad, sin duda su “señor” era bastante bueno, mientras el súcubo atravesaba el cielo sin mayor dificultad, desde que la maid había materializado aquella escoba no se había acercado, prefería mantener la distancia.

-Vaya, mira nada más Liu, de nuevo tu por aquí?- Dijo una voz a mi derecha.

-Maestra Shinra, es un placer para mi también de nuevo verle- Le respondí

-Que te trae de nuevo por acá?- Preguntó

-La verdad, no lo sé, he recibido un mensaje de reingreso al parecer y el vuelto, pero aún no sé quien esta detrás de todo esto y porque me quieren aquí-

-Vaya lío eh?- Dijo

-Vaya que sí, pero que más da, además, de cierta forma, es bien para mi estar aquí-

-Supongo que así es- Dijo –Pero recuerda estar bien alerta, sabes que la sangre…-

-La sangre no es el problema aquí- Interrumpí –La ultima vez fue un desastre, pero… gracias a ella, ahora ya no sucederá más-

- Rhodregam no es un juego Liu, lo sabes, lo que no sabes…-

-Lo que no sé es hasta cuando podré controlarlo- Le interrumpí de nuevo

-Así es-

-Jum- Me limité a decir, al igual que volver mi vista al frente en donde la batalla se llevaba a cabo.

-Tenemos una hechicera este año al parecer, quien lo iba a imaginar- Dijo Shinra.

Cuando volví mi vista de nuevo a ella mi pecho de nuevo comenzaba a comportarse de esa manera, tan extraña, tan cálida… subí mi mano derecha a mi pecho, no sé con que intención en realidad, puesto que no lograría hacer que aquella sensación desapareciese, no podía tomarla entre mi mano y ver de que se trataba, simplemente seguía allí, pero el hecho de que mi mano estuviese allí hacía que aquella sensación se sintiese mas de mí, de mi pertenencia, únicamente para mí.

-Así… parece- Dije

Shinra se río entre dientes y murmuro algo, me giré a preguntarle que le sucedía pero me dijo que no era nada.

-Saku!!! Deja de hacer que Alice escape, haz que enfrente a mi maid!!!- Gritó la otra chica que competía, su cabello rojizo parecía que iba a incendiarse espontáneamente.

-Claro Tommy, déjame en un momento bajo a Alice para que se enfrente a ti- Respondió Saku

Saku… así que ese era su nombre… realmente hermoso.

La chica de cabello rojizo y piel un tanto canela pareció enfurecerse más con el asunto, tanto que se podía notar como el ambiente subía de temperatura, colocó los brazos hacia adelante y pareció decir algo en un pequeño murmullo mientras mantenía los ojos cerrados, su maid se detuvo instantáneamente clavó la escoba al suelo y levantó ambos brazos en dirección a Alice.

Una gran llamarada salió de la palma de sus manos en dirección a Alice, pero Alice pareció esquivarla, sin embargo la maid continuo lanzando grandes cantidades de fuego a Alice, hasta que de repente la maid desapareció…

-Tommy!!!- Gritaron mientras que otros parecían dejar salir exclamaciones de sorpresa.

Tommy se había desmayado debido al exceso del uso de magia, pero había dado un excelente espectáculo y sin duda alguna tenía habilidad para la magia, bastante habilidad, el combate se detuvo, y Saku des invocó a su demonio.

Un chico alto, de cabello corto color azul claro, al que le decían Syaoran, le levantó del suelo y se dirigió a la enfermería con ella, un grupo de alumnas le siguieron, entre ellas Saku… mientras que se alejaba la sensación de mi pecho desaparecía, y me dí cuenta de que no había retirado mi mano del pecho hasta entonces.

-Bueno chicos, esto ha sido todo por hoy, la siguiente clase trabajaremos la vinculación con la criatura, ahora vaya a su siguiente clase- Dijo Shinra.

Mientras los alumnos se retiraban me quede yo ahí, viendo como Shinra se acercaba a mí

-Que piensas?- Me dijo

-Yo? Acaso no eres tu la maestra y quien debe de juzgar a los estudiantes?- Le contesté

Se rió entre dientes y me respondió –Creo que tiene un gran potencial, ambas lo tienen, pero Saku Moonlight dio mucho más de lo que yo esperaba, para eso era la prueba de hoy y al parecer la chica de la maid pareció esforzarse bastante-

-Saku Moonlight…- Dije más para mi que para alguien más

-Si así es, la hermana del director- Dijo Shinra.

-Bueno es momento de que me marche-

-No vas a clase?- Preguntó Shinra

-La verdad es que no, además no queda mucho para el descanso y son mates así que es fácil, lo estudiaré después, quiero… pensar en algo- Respondí

-Esta bien, como quieras- Dijo Shinra mientras empezaba a alejarse –Por cierto Liu-

-Si-

-Eso que sientes y desconoces la sensación es tu corazón- Me dijo-

-Mi corazón?- Pregunté pero ya había partido de nuevo

Como era posible que supiera sobre la sensación que me invadía, tan claro era? No, eso no podía ser, simplemente había adivinado, pero… si fuese así, porque decía entonces que era mi corazón quien se comportaba de esa manera?

Me di media vuelta y caminé internándome al bosque, necesitaba pensar acerca de ello y necesitaba silencio y no un montón de personas viéndome, hablando, gritando y desconcentrándome, así que decidí ir a buscar un antiguo pozo, el “Pozo de Luna” un hermoso lugar que quedaba en el interior del bosque, pero sin internarse tanto, era llamado el Pozo de Luna, debido a que en las noches, cuando la luna refleja en el interior del pozo, este esparce la luz por el lugar, dando así un efecto visual increíble al lugar, el lugar entero brilla como si se tratase de estar en la luna misma.

Cuando llegue el lugar era tal como lo recordaba, el pozo en el centro del lugar y unas pequeñas bancas alrededor, con algunas flores sembradas alrededor en pequeños jardines cercados.

Tomé asiento en una de las bancas y me coloque a pensar, a que se debía esa sensación en mi pecho y por qué solamente ocurría cuando a Saku veía? Saku… Moonlight… su apellido por casualidad me llegaba a la mente ahora al estar en este lugar, y eso solo se debía a que la luna parecía rodearlo todo -Blanca doncella que brillas en lo alto, inquita, brillante, radiante, confidente nocturna, testigo de aquellas cosas que en el mundo transcurren con tanta facilidad, vigilante agraciada, esta noche de que manera llenaras este hermoso lugar-

A mi mente llegó la imagen de Saku y en mi pecho de nuevo esa sensación cálida me abordó, “mi corazón” eso había dicho Shinra de que se trataba, pero por qué? Cual era la razón de ello?

Sin encontrar las respuestas me recosté en ese lugar a ver como el tiempo transcurría llevándose consigo el día, el silencio era tan tranquilizador, tan arrullador que podrías dormir en aquel lugar sin mayor dificultad y lo hice cerré mis ojos un momento y descanse un rato… hasta que un ruido en las hojas a mi espalda sonaron, me giré para ver de que se trataba, cuando de ellos, vi como asomaban unos hermosos rizos lilas, y como poco a poco, de aquella verde hierba salía la imagen tan divina de aquella persona, Saku… sin duda su belleza hacía que mi corazón latiera de esta manera…

-Tú… que haces acá?- Me dijo, mientras que una brisa parecía empujar los arboles a una danza interminable y ellos gustosos crujían al son de la sonata, sus ojos se encontraron con los míos y en ese instante, el lugar en donde me encontraba, el lugar que tanto me gustaba, pareció no tener ya mas importancia y solo en ella recaía mi atención ahora, pues todos mis sentidos estaban alerta ahora en su presencia, pero solamente para percibirla, para sentirla…
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Syaoran-kun el Jue 23 Dic 2010, 4:13 pm

waaa fue una semana de espela pero estubo exelente liu ^^
Razz Razz
etooo creo que esta vez no hay errores o no vi ninguno XP
esperare por el next n.n

_________________
Wiii firma hecha por mi espositaaa kawaiiiiiii

Casado con Dokuro
Caballero de saku y Kaho
caballero por siempre
avatar
Syaoran-kun
Kengou
Kengou

Capricornio Cantidad de envíos : 271
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 26
Localización : Bogota

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Jue 23 Dic 2010, 6:22 pm

Cabe aclarar, que en la novela se manejan tres usuarios de magia, los magos, los brujos y los hechiceros, siendo estos últimos una mezcla de los dos primeros
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Jue 24 Mar 2011, 12:38 pm

Bueno si tienen un poco olvidado el foro y mi fic

Brolly, Kure y Arii me han pedido capis, de resto nadie ni siquiera se pasan por aca

Tan ocupadas estan sus vidas? o es que esto ya no les interesa

Bueno a petición mas que todo de brolly, subiré capi, porque esta muy antojado, perdón la demora, pero enserio no me motivaron como para que subiera capi, tambien empezaré a subirlos en otro foro pero este sera prioritario, ya que aqui es donde lo empezé y mis queridos personajes estan aca

Por otra parte acepto comentarios y enserio quiero que comenten me ha tocado ponerme a preguntar porque las ideas se me quedaron, intentaré actualizar seguido, sin embargo si les digo que se vienen muchas emociones asi que a leer pues
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Jue 24 Mar 2011, 12:39 pm

CAPITULO 3
La llama negra



Narra Saku

-Alice!!! Alice!!!- Gritaba mientras corría tras Alice para alcanzarla, se había molestado en la lucha que habíamos tenido contra Tommy, porque no se sentía complacida con la victoria, me decía que no era justo, que ella ganaba pero no lo sentía así, el hecho de que su contrincante se desmayara no era una victoria de las que se podía saborear.

Me cansé de correr sin sentido tras de ella, no le daba alcance y cada vez estaba más lejos, así que decidí concentrar toda mi energía, llamar a todo mi elemento, me detuve allí, manteniéndome firme, baje mis brazos a ambos costados y cerré mis ojos, me concentré en pensar en mi elemento, en el viento… sentía como una pequeña brisa empezaba a rodearme, como se hacía más fuerte, como un pequeño susurro movía cada hoja en los árboles, que se movían alegremente de un lado a otro, el viento a mi alrededor se hacía cada vez más fuerte, mi cabello empezaba a danzar, empezaba a balancearse, el viento me abrazaba, me sentía una con el viento y pronto empecé a elevarme, parecía que el peso de mi cuerpo dejaba de existir, me hacía tan liviana…

Cuando abrí los ojos me encontraba a unos metros del suelo flotando, me sentía tan bien, hacía ya tiempo que no hacía esto y hacía tanto que no sentía esta sensación, me recordó tiempo atrás cuando volé por vez primera…

Me impulsé, podía sentir como el viento golpeaba mi cara, como mi cabello jugaba con la brisa, me elevé a lo alto, sumergiéndome en esa sensación de vacío en la planta de los pies que se siente al levitar, extendí mis brazos al cielo y sentí como si me fundiera con el mismo, me sentía yo misma, estaba con mi elemento, estaba conmigo misma…

Pero no tardé en recordar mi objetivo, Alice, debía darle alcance, y ahora que estaba volando sería mucho más fácil, me apresuré hacia ella, sobrevolando los árboles y luego poco a poco hundiéndome en ellos, pero obviamente sabía volar entre las ramas y las hojas sin lastimarme, evadiendo cada una de ellas mientras las veía pasar como pequeñas sombras a mis costados.

Pero aún no daba alcance Alice, su velocidad no podía ser mayor a la mía, tendría que habérsela tragado la tierra para que no pudiera siquiera verle ahora… debí de haber volado antes, así la hubiese alcanzado sin duda.

Las hojas de los árboles de repente se volvieron más difíciles de evadir, y empezaron primero a rozar mis brazos, luego mi cabello y después cuando empezaron a golpear mi rostro, me detuve contra una enorme rama… me abrí paso entre unas pequeñas ramas pues podía ver un pequeño rayo de luz filtrarse entre ellas, la luz empezó a hacerse mucho más fuerte hasta volverse una totalidad de blanco, cuando mis ojos se acostumbraron a la luz logre visualizar la figura de alguien que se encontraba mirándome sentado, con sus ojos abiertos de par en par.

-Tú… tu que haces aquí?- Logré vocalizar, me había percatado de que la persona que se encontraba observándome era ese misterioso chico que había llamado mi atención tantas veces atrás y que hacía que mi corazón latiese fuertemente contra mi pecho y allí en aquel lugar parecía que la luz le diese mucho brillo a su rostro por alguna razón.

Su rostro se lleno con una bella sonrisa que hizo que mi corazón se detuviese un segundo tan largo que pareció la vida entera, se levantó y se acerco a mí, por una extraña razón mi cuerpo quería estar muy cerca de él, tanto como para sentir los latidos de su corazón golpear contra mi oído…

Estiró su mano hacia mi cabeza y pude percibir el aroma de lo que sería su colonia, esperé por sentir el tacto de su mano en mi cabello, pero no llegó, en ese momento vi como la retiraba con sus dedos una hoja.

Su sonrisa seguía en su rostro y mostrándome la hoja dijo:

-Así que esto usas como accesorio para el cabello?-

Sentí como mi rostro se enrojecía a la vez que empecé a molestarme por ese comentario, pero su risa pronto hizo que me calmase, de alguna manera era reconfortante, su risa parecía una melodía que incitaba a reír también.

-Bueno, yo he venido a buscar un lugar donde pensar y este lugar solía ser mi favorito, es muy calmado, es como mi lugar secreto, pocas personas vienen aquí- Dijo

Y vaya que el lugar era maravilloso era como un pequeño y hermoso jardín, en el centro se encontraba un pequeño pozo que iluminaba de cierta manera el lugar era acompañado de por una pequeña brisa, que aunque fría estaba lleno de vigor, unas bancas alrededor le daban un aspecto de lugar de descanso, la flora que se alzaba alrededor le daba al lugar un ambiente mucho más maravilloso.

De pronto el se alejo hacia uno de los costados donde se levantaba radiante un rosal, enseguida se acerco con un rosa en la mano, mi corazón se empezó a acelerar desbocadamente golpeando con fuerza mi pecho, empezó entonces a quitar algunas espinas que se hallaban en el tallo al igual que las hojas y enseguida a abrir las hojas, esto hacía que la rosa se viese mucho más maravillosa, como si le diera más vida, como si estuviese en el esplendor de la misma.

-Creo que este sería un accesorio para el cabello mucho mejor para ti- Dijo y enseguida coloco la rosa entre mi cabello y una vez acomodada allí deslizo sus dedos por entre mis cabellos hasta llegar a mis mejillas y con su mano dar una pequeña caricia a mi mejilla de una manera ten delicada, suave, tierna, que me hizo estremecer, cuando la retiro fue como si se llevase una parte de mi en ella, quería que de nuevo acariciase mi mejilla que nunca retirara su mano.

-Justo como pensé realmente hermosa- Dijo de nuevo mirándome de una manera tan dulce, tan agradable… y de repente me encontré hipnotizada por su mirada y sus ojos, los ojos más hermosos que había visto en mi vida, su ojo derecho era verde, un verde como aquellas esmeraldas que solían lucir las doncellas en la antigüedad y que ahora solo miembros de la realeza lo hacían, su ojo izquierdo era de color marrón, un marrón exquisito un marrón deslumbrante, verdaderamente precioso.

-Estas bien?- Preguntó con su peculiar amabilidad, sacándome de aquel trance en el que me hallaba.



Narra Liu

Un leve temblor nos distrajo de nuestros pensamientos en ese instante, el bosque se hallaba ahora silencioso, ni el cantar de las aves o el chirrido de algunos de los insectos era audible ahora.

-Que ha sido eso?- Preguntó con un tono algo asustada.

-La tierra se estremece, algo va mal- Dije

-Deberíamos de volver- Dijo, enseguida asentí y partimos rumbo a la academia.

Nos abrimos paso a través de toda la maleza, a través de los árboles, hasta salir de allí y encontrarnos de nuevo en la academia, todo estaba en toral silencio, parecía desierto… la calma antes de la tormenta… es cuando las sensaciones del cuerpo se disparan, cuando tu instinto te dice que debes de huir, salir de allí, que tu vida corre peligro, el aire era tenso y esta vez no se debía a la presencia de Saku, la ligera brisa traía un olor a llamas, cosas carbonizadas… el aire no corría en una sola dirección, estaba dispersándose en todas direcciones.

-Al parecer hay una lucha- Apuntó Saku

-Vamos- Le dije, ella asintió con su cabeza y corrimos en dirección a la academia.

Cuando llegamos, un temblor hizo de nuevo que todo se tambaleara, y una explosión a la distancia, fue la alarma de que algo malo en verdad ocurría.

Los estudiantes empezaron a salir a toda prisa de la academia, parecía una estampida de ellos, desesperados, asustados, definitivamente una estampida, cualquiera que cayera al suelo, sin duda, hasta allí llegaría su historia, la multitud espantada daría fin a su existencia.

Pronto Saku se encontró con sus amigos, llegaron hasta donde ella estaba, todos corrían a la fuente del Sol, era el lugar con más magia allí, el escudo que habían levantado en ese lugar era bastante fuerte, los estudiantes estarían a salvo en ese lugar, de seguro el director pensaba crear algún portal para sacar a los estudiantes de la academia, de repente otra explosión se hizo presente, haciendo que muchos otros se desesperaran también.

-Que ocurre aquí?- Preguntó Saku

-Son la Llama Negra- Respondió Syaoran –Vamos apresúrense, tenemos que llegar a la fuente del Sol.

La Llama Negra era un grupo que intentaba revivir a Rhodregam, el antiguo Dragón Negro que lideró un ataque para conquistar el mundo, y llevo a su raza de Dragones
Negros a la extinción… o eso se pensaba…

Arii tomo a Saku de un brazo y empezó a llevársela en dirección a la fuente del Sol, vi como clavaba sus ojos en mí de preocupación. –Iré detrás- Le dije solo moviendo mis labios, y lo entendió enseguida porque partió junto a sus amigos, confiando en que le seguiría.

Cuando me proponía a partir, una explosión estalló, lo sentí, no era normal, no era como si la caldera, o el gas estallará, no, era fuego, una explosión de fuego, había una lucha, la Llama Negra había venido por algo y harían cualquier cosa por conseguirlo, tenía que impedirlo, me giré a ver como Saku corría con sus amigos para estar a salvo, sabría que ella estaría mas a salvo con sus amigos en la Fuente del Sol, y yo debería de detener a quien intentase pasar por aquí.

-Oye, corre- Dijo una voz al mismo instante que me tomaban del hombro jalándome para que corriera, un estudiante, de unos grados superior.

-Ve tú- Le dije

-Que? Te quieres hacer el héroe? La orden fue clara, tenemos que estar en la Fuente del Sol, fue una orden directa del director- Decía casi gritando.

-Ya te lo dije ve tú-

-Bueno como quieras- Y partió en dirección a la Fuente.

-Oye!!!- Grité –Conoces a Saku!?-

-Ahh… Sí, se quien es… Por qué?- Preguntó

-Dile que lo siento- Y me giré en dirección al interior de la academia.

Una vez dentro parecía que todo se iba a venir abajo, las paredes crujían, muchos floreros, cuadros y demás decoración se hallaban ahora por el suelo, vidrios, vitrales, todo quebrado, algunas paredes teñidas de negro, agua derramada en algunas partes, seguí corriendo, en el suelo, las baldosas se encontraban levantadas, algunas raíces salían de allí, sin duda, una gran lucha se libraba… la temperatura en el ambiente se elevó, sabía lo que era, a mi derecha, era donde el cambio era mas notorio… la puerta, retrocedí a tiempo para ver como la puerta, me rozaba acompañada de una bocanada de fuego, un ruido seco anunció que la puerta había dado contra el muro, bajo el marco donde antes se encontraba la puerta había de pie un hombre de negro ropaje, su cara estaba cubierta y solo sus ojos eran visibles, en ellos la furia se veía reflejada, ese enojo característico de un mago de fuego, cuando esta en plenitud con su elemento, la sed de destrucción, las ansias de lucha.

Escuche un ligero bufo salir de su garganta antes de lanzar su siguiente ataque.

Una llama vivaz se abrió paso desde la palma de sus manos hacia mí, mis habilidades con el agua no me permitirían ganar esta batalla, pero… tendría que demostrar que era mejor que yo manejando el fuego…

Con mi mano izquierda, aparté las llamas a un lado, mientras que corría la distancia que nos separaba, sus ojos se abrieron como platos enormes y rojizos al verme salir de las llamas y golpear su rostro con mi puño derecho.

Su cuerpo salió volando hasta chocar con algunos escritorios, llevándoselos consigo y en su intento de incorporarse deje que la furia y la destrucción se apoderaran de mí, sentía como la energía fluctuaba a través de mi brazo derecho, a la vez que aumentaba la temperatura que lo rodeaba y un intenso color rojizo aparecía alrededor, para convertirse en una llama que salió danzante hasta el hombre, y mientras este gritaba de dolor envuelto en el abrazo del fuego, su cuerpo ardía más y más, y poco a poco sus gritos empezaron a cesar, sus movimientos se detuvieron y finalmente el cuerpo quedo reducido a tan solo cenizas.

-T… tú… que ha… haces aquí?- Escuche una ligera y débil voz a mi derecha.

Me giré y vi a un hombre de edad tirado allí, le había visto antes, años atrás… se trataba de un profesor de la academia, su blanca barba se veía manchada por una pequeña línea de sangre que salía de su boca.

-To… todos los estudiantes… deben de estar… en… la Fuente… del… del Sol- Logró balbucir, me acerqué a él, su cuerpo parecía temblar, se pondría bien pero necesitaría atención médica inmediata.

-Tranquilo, todo estará bien, no es tan fácil que me derroten- Le dije

-Tus… tus ojos… tu eres…- Decía

-Liu, señor, Liu Heartless-

-Lo sabía- Empezó –Desde… desde el momento en que te vi… supe que eras tú- y pareció desfallecer en ese momento, me acerque a él aún respiraba, con dificultad pero lo hacía, solo se hallaba inconsciente, sin duda la Llama Negra estaba atacando enserio la academia y los profesores intentaban protegerla.

Concentre mi energía y coloque mis manos en el suelo, poco a poco una ventisca se hizo más fuerte y apareció Aldeune, extendiendo sus alas y levantando su pico, la verdad esperaba que no acabase de despertar si no tendría grandes problemas, además de que le debía el salmón rojo que le había prometido.

-Liu, así que me invocas de nuevo?- Me dijo

-Hola Aldeune- dije sonriendo –Necesito de tu ayuda de nuevo, necesito que lleves a este hombre a la Fuente del Sol-

-Fuente del Sol? Acaso estamos ya en la academia Ethereal Dream?- Pregunto Aldeune

-Así es, y al parecer la Llama Negra busca algo aquí y han venido llevándose todo a su paso-

-La Llama Negra? Ellos siempre comprometiéndolo todo-

-Así es-

-Bueno, lo haré pero esto te costará más Salmon, que por cierto aún me debes-

-Lo sé, ve entonces-

Ayude a Aldeune a acomodar al hombre en su espalda y emprendió vuelo hacía la Fuente del Sol, el hombre llegaría a salvo sin duda, estaba ahora con Aldeune, mientras yo seguiría mi camino hacia donde se encontraba la Llama Negra y serían bastante fácil de ubicar solo tenía que seguir el rastro de destrucción…

Seguí corriendo a través de pasillos, subiendo y bajando escaleras, la academia era bastante enorme y no paraba de toparme con miembros de la Llama Negra y no paraba de reducirlos a cenizas, uno a uno fueron destruidos y no tendría compasión con ninguno de ellos, con ninguno, solo por atreverse a meterse con la academia, no permitiría que pusieran en riesgo la vida de… la vida de Saku Moonlight

-Vaya, vaya, pero miren quien es, nada más que Liu Heartless- Sonó una voz a mis espaldas, mientras observaba lo que quedaba de otro de los miembros de la Llama Negra

Me giré a ver de quien se trataba, y allí en el balcón se hallaba un hombre de cabello ardiente y en punta, sus ojos profundamente oscuros, mostraban la identidad de su alma, y una pequeña y fría línea contorneaba sus labios asemejando una sonrisa y un gabán negro que le llegaba hasta los tobillos se movía ligeramente con una brisa que se colaba por algún lugar, en uno de sus brazos llevaba una cinta de color rojo y en ella dibujada una pequeña llama negra.

-Acaso te conozco?- Pregunté

-No, la verdad no, aún no, pero pronto lo harás- Dijo mientras dibujaba una fría sonrisa en su rostro.

-Cállate, que buscan aquí?-

-Solo algo que nos pertenece, nada que te incumba, por el momento…-

Deje que la ira que ardía en mi interior se materializara, dando forma a una fuerte llama, ardiente y voraz, deseosa de destruir todo a su contacto, la arroje en su dirección, pero como supuse la esquivo sin dificultad desapareciendo por completo.

-No es el momento de enfrentarte, llegará el momento, solo espéralo- Su voz retumbaba por todo el lugar creando un eco, al igual que su risa lo hizo cubriendo todo el lugar, para luego desaparecer…

Enseguida oí una fuerte explosión, sin duda había una lucha en el gran salón, corrí allí, las puertas se encontraban cerradas, las abrí de par en par, estas dieron paso a una luz que poco a poco fue desapareciendo y mostrándome mas el lugar, allí sobre el suelo se encontraban cuerpos tirados de aquellos que antes fueron magos, escombros de pilares, balcones, lo que quedaba de los asientos todo estaba totalmente destruido, las cortinas ardían, un escenario totalmente devastado, la figura de un hombre que permanecía en pie, se trataba de Brolly que mantenía su mirada fija en algún lugar, al seguirla me encontré con una silueta de alguien que vestía un gabán negro que le cubría tanto el cuerpo como el rostro con la capota, solo se veía dibujada una sonrisa fría en unos labios teñidos de un fuerte escarlata.

-Sal de aquí- Dijo con un tono de voz autoritario

-Y perderme toda la diversión? Por quien me tomas?- Le respondí

-Los estudiantes…-

-Los estudiantes deberían estar en la Fuente del Sol, si, si, ya me han dicho eso antes- Le interrumpí.
Brolly no dijo nada más, seguía con la vista fija en su oponente, como un fiero cazador posando la mirada en la presa, la misma mirada de un hambriento león antes de saltar sobre su presa.

La persona del gabán pareció desaparecer, se movió tan rápido que no fue perceptible… supuse entonces que se trataba de una ilusión, pero me equivoque, lo supe al sentir como dos de mis costillas se partían al mismo instante que salía volando por los aires para dar contra un enorme pilar y caer enseguida, difícilmente respirando, se escuchaba una risa dulce y suave romper en el lugar.

-Te lo dije- Pude escuchar la voz de Brolly

Me levanté con dificultad, bien era claro, no era una ilusión, quien fuese se movía tan rápido como el sonido, seguramente se trataba de algún usuario del viento, debido que se movía a libertad por todo el lugar y de esa manera tan veloz.

Vi como Brolly levantaba sus manos con los dedos extendidos, a la altura de sus hombros y como las llamas empezaban a crearse alrededor de él, casi fusionándose… el calor era soportable, pero claro, algún humano normal, se hubiese sofocado allí y posiblemente hasta estuviese muy cerca de morir.

Su color de piel parecía cambiar, al igual que la tonalidad de su ropaje, por variaciones del naranja, en sus ojos se veía la convicción que tenía de derrotarle… pero lo haría? Su oponente era bastante fuerte, tendría que primero atraparlo para acertar cualquier golpe.

Las llamas salieron disparadas de él, golpeado distintos puntos del lugar, pero no era un ataque aleatorio, estaba calculado, o por lo menos controlaba el hecho de no dañar los cuerpos que se hallaban en el suelo…

Luego vi como una pequeña bola de fuego, caía de lo alto y luego de golpear el piso giro un poco, de ella salió una chica, y lo que se hallaba en llamas no era nada mas que su gabán negro, la chica tenía un cabello negro como la noche, sus ojos eran amarillos y brillantes, vestía nada más un top negro, al igual que unos shorts del mismo color ajustada al cuerpo, y unas medias de líneas horizontales, moradas y negras, que salían de sus shorts y terminaban en unos zapatos negros de hebillas. Brolly le veía con desconfianza, mientras que ella seguía con aquella sonrisa fría que se apreciaba cuando tenía el gabán puesto.

Unos aplausos retumbaron por el lugar.

-Que maravillosa presentación de juegos pirotécnicos, señor director-

Cerca de la entrada, se encontraba el tipo de cabello rojo con el que me había topado con anterioridad.

-Tú…- Dije
Su risa estallo –Hola otra vez- Dijo mirándome fijamente, para luego cambiar su objetivo a Brolly –He venido por ti, querido director- Termino por decir.

En seguida apareció detrás del director, empujándolo y haciendo que volara por los aires se estrellara contra una ventana volviéndola añicos, salí corriendo detrás de él, pero la chica me detuvo el paso…

-Apártate de mi camino- Le dije

-Tu jugaras conmigo- Respondió –Nos vamos a divertir de verdad-

-Que te hace pensar que jugaré contigo?-Dije casi gritando.

-Es fácil- Comenzó –Eso es porque serás mi juguete-

Luego sentí un enorme golpe en el estomago y salí volando por los aires en dirección contraria, quebrando también otra ventana y saliendo del gran salón.


Narra Saku

-Cálmate Saku no le pasara nada- Gritaba Tommy mientras me tomaba de los hombros.

Mi corazón no paraba de latir con fuerza, un inmenso miedo me invadía, mi hermano, Brolly, aún se hallaba allí adentro, enfrentando a la Llama Negra y no solo eso, Liu también se encontraba allí dentro, había dicho que nos seguiría, pero no lo hizo e Hibito me dijo que un tipo un tanto extraño le dijo que me pidiera disculpas de su parte, pero… por qué lo sentía? Acaso que iba a hacer? Era por el hecho de no seguirnos?

-Que es eso?- Escuche gritar a uno de los estudiantes, enseguida me gire a observar a donde todos tenían la vista fija, en el cielo parecía que se movía un ave, que pronto se acerco a donde nos encontrábamos, descendió con cuidado y un par de estudiantes de los que estaban a cargo se dirigieron a ver de que se trataba, enseguida vi como bajaban a un hombre del ave y lo traían hacia el escudo mientras que el ave se encontraba inmóvil, su vista parecía fija en algo… en mí, giro su cabeza en dirección a la academia y luego la regreso para verme, en ese instante las llamas comenzaron a devorarle, pero ella seguía inmóvil, seguía aún observándome sin inmutarse, su par de ojos oscuros como la noche eran tan profundos que parecían que engullirían todo aquello en lo que se posasen, su plumaje rojizo se movía ligeramente por el viento que allí resoplaba, cuando las llamas alcanzaron su cabeza pude escuchar mi nombre, como si ella lo hubiera pronunciado, y finalmente las llamas le consumieron…

La atención estaba fija ahora en el hombre que habían bajado del ave, se trataba de un profesor de la academia, mientras tanto vi la oportunidad que esperaba, la posibilidad de escabullirme, mientras que todos mis amigos se hallaban observando que ocurría, yo me escaparía.

Me abría paso a través de los estudiantes que bloqueaban mi paso y logre salir del escudo, inmediatamente corrí rumbo a la academia, sin importarme las voces que escuchaba a mi espalda que me gritaban que volviese.

Entre mas cerca estaba de la academia mi corazón latía mucho mas fuerte, algo iba mal lo sabía, tenía que apresurarme, tenía que ir mucho más rápido, así que me concentre de nuevo en mi elemento y enseguida me hallaba volando a toda marcha hacia la academia, la destrucción era bastante clara, la academia estaba reducida casi a escombros.

Veía luchas por todas partes, bastantes invocaciones luchando del lado de aquellos con los que hicieron un pacto, donde estaba mi hermano? Donde estaba Liu? Tenía que hallarlos cuanto antes.

Vi entonces como la figura de una persona salía volando de una de las ventanas del gran salón, y golpeaba bruscamente el suelo… su figura me era familiar, lo podía sentir, era mi hermano… me apresuré aún más aumentando mi velocidad, cuando llegue, mi hermano se halaba aún en el suelo, su ropa estaba rasgada casi por todo lado, y le costaba bastante colocarse de pie.

-Hermano, aguanta!- Le dije, mientras que encontraba la forma de ayudarle a levantarse sin que sufriera un daño aún mayor, tal vez algún hueso estaba débil, y si se aplicaba la mas ligera fuerza podría romperse.

-Saku… escapa…- Decía con dificultad.

-Acaso eres tonto? Y dejarte acá? Ni hablar- Casi le grité

-Vaya, vaya…- Escuche una voz un tanto áspera.

Al girarme me encontré con un hombre de gabán negro y cabello rojo incandescente y ojos tan oscuros como la noche, completamente negros, me recordaban a los ojos de Alice, solo que en estos se veía mucha mas maldad.

-Este debe de ser mi día de suerte, los hermanos Moonlight reunidos, se ven tan lindos juntos… lastima no traje mi cámara- Dijo en tono burlón

-Quien eres? Y que quieres?- Le pregunté, mientras me colocaba de pie, si quería hacernos daño a mi y a mi hermano, no le sería tan fácil.

-Señorita, soy Abel Deathmoan, para servirte, y solo he venido a conversar un poco con tu hermano, así que deja que los mayores hablen un poco- Decía mientras agitaba una de sus manos hacia un costado, en señal de que me quitase del camino.

-Y qué si no lo hago?- Dije en tono desafiante.

-En ese caso…- Dijo –Tendré que apartarte de mi camino-

Dicho eso desapareció… a donde se había marchado? Acaso había huido? O se trataba simplemente de una ilusión? Dentro de poco lo sabría, de eso estaba segura, pero también estaba segura de que no dejaría que lastimase más a mi hermanito, lo protegería con mi vida.
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Jue 24 Mar 2011, 12:41 pm

Comentarios, dudas, quejas, por aca o por PM ó Inbox a mi correo de face o por menssenger no sé el caso quiero comentarios, dudas y quejas XD

Mata ne
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Syaoran-kun el Jue 24 Mar 2011, 3:25 pm

*0*
Geniallllllll cashi despues de dos meses Razz
:')
Vale la pena esperar Razz
esperare por el siguiente Liu ^^
hummm no teno ninguna queja solo decirle que muy genial y que siga escribiendo
shaneee

_________________
Wiii firma hecha por mi espositaaa kawaiiiiiii

Casado con Dokuro
Caballero de saku y Kaho
caballero por siempre
avatar
Syaoran-kun
Kengou
Kengou

Capricornio Cantidad de envíos : 271
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 26
Localización : Bogota

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  kurenai el Lun 28 Mar 2011, 10:21 pm

Listo ya lo carge esta semana lo leo Very Happy
avatar
kurenai
Kengou
Kengou

Libra Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 23/06/2009
Edad : 23
Localización : Aqui!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Saku Touya K. el Mar 29 Mar 2011, 7:55 pm

D:!!
Amor esta re bueno!!!!!!
esperare los demás capitulos! aunque jajaj atengo la ventaja de saber que sigue! lero lero! =P
Nyaa waaa el siguiente capi va a ser tan genial!! y cuando.. cuando!! D:!! y luego awww!! y ayyy!! y luego :O!! y luego :'( y luego Buaa! D:! XD
JAJAJAJA TIENES QUE ESCRIBIR MÁS RÁPIDO AMOR!!!! =P
avatar
Saku Touya K.
Kengou
Kengou

Aries Cantidad de envíos : 363
Fecha de inscripción : 06/08/2009
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Vie 01 Abr 2011, 9:50 pm

Me alegra que me lean!!! y me gusta que les halla encantado, eso motiva a que escriba.

Si amor tenu que escribir mas rapido

Espero disfruten el siguiente capi
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Vie 01 Abr 2011, 10:04 pm

CAPITULO 4

CUANDO EL CIELO LLORA


Narra Saku

Como podía ser tan fuerte? Me encontraba jadeando del cansancio, ya hasta me era difícil poder respirar.

-Donde estas? Deja de esconderte!!!- Le grité

-Ya te lo dije, no me escondo, no tengo porque hacerlo, lo que pasa…- Escuche la voz a mi espaldas pero al girarme no había nada allí –Es que no eres lo suficientemente hábil a pesar de ser una Moonlight, lo mejor de todo es que eres una hechicera y ni siquiera conoces tu potencial- Ahora parecía sonar en donde se encontraba la banca anteriormente, y era que ya todo el lugar se hallaba destrozado, el lugar donde antes solía comer un pequeño aperitivo con mis amigas, el lugar bajo el árbol donde algunas veces descansaba, después de colocar una cobija en el suelo, porque no me gustaba del todo dormir sobre la hierba, pero hasta eso extrañaba, porque ya nada existía, todo estaba reducido a escombros, a un recuerdo de lo que fue con anterioridad.

-No logras verme porque eres débil, Saku Moonlight- Estaba ahora justo en enfrente mío, a una distancia tan corta que podía olerlo con claridad, olía a sangre… a muerte… sentía su respiración pegar contra mi rostro.

Salí de nuevo volando por los aires, pero ya no era tan fácil recuperarme cuando estaba volando, había perdido bastante energía y el parecía mucho más fuerte, así que de nuevo golpee contra el suelo en un sonido seco.

Narra Liu

-Eso es todo lo que tienes?- Le decía

-Vaya eres un hueso bastante duro de roer- Respondió

-Me dirás ahora quien eres y que demonios busca la Llama negra en la academia?-

-Esta bien, tu ganas, soy Sukary Bloodlust- Me dijo

Su velocidad seguía aumentando de ritmo en cuanto luchábamos, sus movimientos mucho mas rápidos, sus reflejos, no lograba acertar ningún golpe, ni siquiera con el fuego… que la hacia moverse de esa manera, que fuese tan difícil de golpear…

Un fuerte golpe en mi mandíbula me retrajo de mis pensamientos, sentí como si me la arrancaran en ese momento, el mundo a mi alrededor daba vueltas, el golpe había causado que me mareara, intenté colocarme de pie, pero no tuve éxito hasta el tercer intento, el mundo se balanceaba de un lado a otro… si antes era difícil, ahora sería el doble de complicado lograr acertar un golpe.

-Que pasa mi querido juguete? Te cansaste tan rápido? Pero si ni hemos comenzado- Me decía en un tono suave y tratando de que sonara delicado, después soltó una pequeña risita, muy parecida a la de una niña pequeña y caprichosa.

-Ni lo menciones…- Comencé –Aún me queda bastante batería de sobra-

Su elemento no era el viento, debido a que no había usado nada del elemento, solamente se movía rápido, su fuerza… no, no era tierra, tendría que también recorrer a su elemento para usar la fuerza en ese nivel… el agua y el fuego estaban totalmente descartados… que era entonces? A no ser que ella fuese…

-Que pasa? Te has dado cuenta de quien soy?- Me dijo de una forma inocente, al igual que lo hacen los niños.

Solté una pequeña risa de burla.

-Vaya… así que no eres más que una bruja… pero… aún no logro entender como haces para tener esas habilidades…- Dije

-Sencillo, es tan solo un simple y sencillo pacto… que es mi alma comparada con el resurgimiento de Rhodregam?- Decía en un acento que sonara tan obvio y que quedara como un completo idiota al no darme cuenta de ello antes, o de no saberlo de antemano.

-Pacto?- Pregunté

-Acaso no os enseñan nada en la escuela estos días? A donde parara esta juventud?- Dijo bufándose

-Cállate y dímelo- Contesté en tono desafiante

-Sencillo, es decir, sabes que los brujos podemos hacer invocaciones, las artes oscuras son nuestra especialidad, así que es bastante fácil comunicarnos con demonios, un pacto con ellos es cuestión de niños- Seguido de su risita de niña pequeña, como si hubiese hecho algo malo pero que no tuviese mayor importancia.

-Ya veo- Dije –Eso es una desventaja de mi parte- Enseguida sonreí, como si se tratase de una broma de mal gusto y volví a mi expresión seria.

Tenía que hallar la forma de terminar con ella antes de que ella lo hiciese conmigo, antes de que se cansase de “jugar”.

Mientras que encontraba la forma ella seguía golpeando sin compasión como si disfrutase “rompiendo sus juguetes” pero no se lo iba a permitir, ene este lugar terminaba para ella todo juego.

-Bueno señorita bruja, tal vez usted si pueda responderme esta pregunta- Le dije

-Escucho- Respondió con gran entusiasmo.

-Ya que conoces en verdad a los demonios, entonces conocerás el infierno, solo dime, esto es parecido?- Levanté mis brazos acumulando todo mi odio, mi ira, porque de allí provenía el fuego, la ira de mi interior, la pequeña brisa que recorría el lugar se detuvo, solo se escuchaba el fuego que ardía quemando algunas plantas que habían salido mal libradas allí, la temperatura del lugar subía incesante, se sentía claramente por lo menos para mí, la temperatura de mi cuerpo se elevó por los aires, la misma piel me quemaba, no había siquiera sudor, un circulo se empezó a extender de mis pies, haciéndose cada vez más grande su color era un naranja bastante fuerte.

-Que divertido se ve todo esto- Decía con una sonrisa en su rostro

-En serio?- Respondí en tono sarcástico –Se pondrá mejor, no e preocupes-

El circulo alcanzó un radio de diez metros a mi alrededor, cuando alcanzó esta longitud, baje mis manos apuntando al suelo con las palmas y dejando salir toda mi energía junto con un rugido, dentro del circulo empezaron a trazarse líneas de igual color a las del circulo exterior, formando una estrella de 6 puntas con un hexágono en el centro y alrededor las escrituras del conjuro.

-Creo que este jueguito se empieza a tornar peligroso- Dijo, pero esta vez con un tono mucho mas serio

Intentó salir del círculo, pero obviamente le fue imposible, choco contra una barrera invisible que producía el mismo círculo, para evitar que alguien escapase -Una vez dentro no hay escapatoria- Le dije.

-Que es esto?- Preguntó con ira en su voz

-Esto, es tu tumba, Sukary Bloodlust- Dije con una sonrisa de victoria en mi rostro

Se abalanzo contra mí en ese instante, pero ya era muy tarde, no alcanzo a tocarme cuando una inmensa llamarada salió del suelo, levantándose hasta el cielo, vi como su imagen desaparecía delante de mí, cerré mis ojos para entregarme a mi poder, la sensación de probar de nuevo esta habilidad era maravillosa…
Narra Saku

El cuerpo empezaba a pesarme, estaba ya demasiado agotada para continuar, pero no podía rendirme, tenía que seguir, seguir luchando, pero la pelea se vio interrumpida por una inmensa luz, una llamarada que se alzaba hacia el firmamento y parecía quebrar los cielos, era un rojo centelleante que hacia más al centro se tornaba mas amarillo hasta ser un blanco en una delgada y delicada línea.

Abel parecía bufarse para si mismo.

-Si solo hubiera esperado un poco más, lo llevo a su límite demasiado pronto, se lo advertí- Decía hablando para si mismo.

Parecía que ya no quería seguir luchando, sería esa una señal de que la batalla terminaba? Pero en ella no había paz, era la destrucción misma materializada en una voraz llama.

La mirada de Abel se dirigió con calma hacia un costado, allí sentado había alguien cubierto por un gabán con la capucha sobre el rostro y sostenía un libro en la mano que parecía ya viejo tenía una estrella invertida en la carátula, levanté mi rostro del libro y sentí como la mirada de aquel detrás de la capucha estaba clavada en mí un frío profundo recorrió todo mi cuerpo.

-Ohhh- Decía Abel –Ya lo tienes… perfecto vamonos-

-Espera!- Le grité

-Lo siento señorita Moonlight, no puedo quedarme mas a jugar a la hora del té, ya tengo lo que vine a buscar y tengo muchas cosas por hacer así que me marcho, adiós y adiós viejo amigo- Dijo dirigiendo por ultimo la mirada a mi hermano que se hallaba en el suelo con cara de espanto.

Desaparecieron al instante, como si se hubieran desvanecido con el viento, corrí entonces a donde se encontraba mi hermano tendido, en estado de shock, parecía incluso que no respiraba, y tenía la vista fija en un punto vació.

-Hermano que te pasa?- Le pregunté –Hermano estas bien? Por favor reacciona!!!- Le decía casi gritándole mientras le sacudía para que reaccionase.

Enseguida rompió en llanto, totalmente destrozado y parecía susurrar algo muy por lo bajo…

-Hermano que ocurre?- Y me acerque más para poder escuchar lo que decía.

-Kure… Kure…- Fue lo que escuche.

-Que le sucede a Kure hermanito?-

-Ella… ella… acaba de morir…- deja salir por ultimo antes de romper en el llanto profundo y desesperado.

-o-

El firmamento se encontraba teñido de gris, negro en algunas partes la lluvia caía suave, el lamento de los cielos nos acompañaba en este día tan desastroso, muchos de los profesores habían muerto al igual que algunos estudiantes que no llegaron a tiempo a la fuente del Sol, todos vestíamos de negro, yo me encontraba al lado de mi hermano que no había musitado palabra, parecía encerrado en sí, había perdido a la persona que amaba y ahora el se perdía de la realidad misma, de vez en cuando y sin aviso lloraba de nuevo desconsoladamente, muchas otras gritaba y no se había separado de la tumba en donde descansaba Kurenai, no se había separado de ella desde que la encontramos en la cámara donde según me dijo María se hallaba el libro que ellos robaron.

María Wisperwind, quien era una amiga de mi hermano desde que estudiaron en la academia fue quien tomo su lugar como director de la academia, debido a el estado en el que mi hermano se encontraba el consejo había decidido sustituirle, María intercedió y logro tomar su puesto mientras que el se recuperaba.

Me dijo que el libro que habían robado se trataba del Necronomicon, el libro de los muertos, y que según se decía podía devolverle la vida a cualquiera y al parecer con él traerían de vuelta a Rhodregam, el consejo en vista de este asunto puso a todo el reino de los magos en alerta máxima, tropas del estado se movilizaban, el velo de la espada negra, el escuadrón militar mas fuerte que existía en el reino, realizaba investigaciones por todas partes, o eso se decía.

Los lamento eran más y más fuertes mientras los cuerpos sin vida descendían a cada una de sus tumbas, junto con mi hermano nos dirigíamos a una cripta, pues debido al puesto que tenía Kurenai se le dedicaba una cripta especial, como a todo aquel que lleva un puesto alto, generalmente su ataúd es de cristal y en el cuerpo colocan un hechizo de perduración, para evitar que el cuerpo se descomponga, para apreciar el cuerpo como la figura de la grandeza o algo así, era una tradición del reino de los magos.

Kurenai dentro del ataúd vestía un hermoso vestido blanco, que era bastante largo, le cubría los pies, dejaba los hombros y brazos descubiertos, llevaba encaje en el pecho, sobre su cuello colgaba un collar con un dije que tenía un lapislázuli en el centro, parecía un tipo de brújula, sus manos descansaban sobre su abdomen y en ellas sostenía una cruz decorada con varias gemas, su cabello estaba decorado por pequeñas tirillas de diamantes, que brillaban con fuerza y tenía una tiara en oro blanco con un enorme lapislázuli en el centro y luego unos mas pequeños a los lados, el ataúd poseía también algunos pétalos de rosa blanca en su interior y su rostro poseía un tono pálido, con algo de maquillaje le pusieron las mejillas de un tono un poco rojizo… se veía realmente hermosa y parecía estar mas sumergida en un tranquilo sueño en vez de estar muerta… pensé entonces en mi hermano, que de seguro quisiera que fuese así, que Kurenai solo se encontrase durmiendo y que despertaría luego y todo sería como antes… estaba totalmente destrozado…

No nos obligaron a salir de la cripta, de hecho nos dijeron que podíamos quedarnos allí cuanto quisiéramos, mi hermanito no parecía querer salir de allí, pero yo ya estaba demasiado cansada, había pasado la noche sin dormir junto a mi hermano y el sueño ya me ganaba, sabía que mi hermano también estaba cansado pero no ser iría de allí.

-Ve a descansar, yo me ocupo de él- Dijo una voz detrás de mí, era María.

-Gracias- Me aleje entonces de mi hermanito, me quería quedar a su lado para acompañarle pero estaba demasiado cansada, además sabía que estaba en buenas manos, María era su gran amiga, estaría bien con ella.

Llegué a mi cuarto y me tendí en la cama, cuando pensé en Liu, no le había visto por ningún lado, de hecho no se que era de él… esperaba que estuviese bien, si no yo me pondría como mi hermanito… entonces me sumergí en los brazos de Morfeo.

Narra Liu

Me desperté agitado, me encontraba en una cama en lo que parecía un hospital. Me incorporé sentándome en la cama dirigí mis manos a la cara, como lo hago siempre que despierto y sentí como sobresalía algo de vello en mi rostro… barba y bigote? Cuantos días estuve durmiendo? No parecían más de tres debido a lo áspera que se sentía mi barbilla, vi un pequeño tubo salir de mi mano y la otra punta conectada a una bolsa de suero… Dios menos mal estaba inconsciente cuando hicieron eso… saque entonces la aguja de mi mano, algo de sangre salio del orificio pero hice presión con algo de venda que había sobre la mesa, me dirigí a la ventana, podía ver desde allí la gran biblioteca, estaba entonces en el hospital de Lionheart la capital del reino de los magos.

Quien me había traído aquí y por qué razón? Recordaba la pelea que tuve contra Sukary Bloodlust, recuerdo que hice aquel conjuro… ese conjuro que me consumía en cuanto mas lo evocaba… pero si no lo hacía seria mi fin, de eso estaba seguro.

-Señor!!! Tiene que permanecer acostado!!!- Dijo una voz alarmada y de tono agudo.

Al girarme me encontré con una chica joven de dulce rostro, cabello corto, liso y de tono oscuro, con traje de enfermera, medias blancas que recubrían sus piernas en totalidad y unos zapatos pequeños de igual color, el traje era bastante ajustado a su cuerpo por lo que detonaba su figura, en ese momento pensé “En verdad existen estas enfermeras?” Su rostro se quedo tratando de averiguar que era lo que pensaba, o sumergida en sus pensamientos, al instante volvió en sí y me pidió que volviese a mi cama y en cuanto lo hice, se escandalizo al darse cuanta del suero derramado en el piso y percatándose de que yo mismo había retirado el suero se alarmo aún más.
Insistió en conectar de nuevo el suero, pero obviamente me negué eso de las agujas no me agradaba para nada, pero no le dije eso, me defendí diciéndole que ya me encontraba en perfecto estado, que de hecho quería que el doctor me viese en este mismo momento para que me diese de alta, ella partió del cuarto hablando entre dientes y luego guardando silencio, se alejo por el pasillo con un delicado movimiento de caderas.

Era momento de marcharme de allí, obviamente no me quedaría para sus exámenes, no me darían de alta tan fácil lo sabía, además en los hospitales siempre me enfermaba mas que curarme, así que tome mi ropa, que por suerte se encontraba en un pequeño closet al otro lado de la habitación, me vestí y partí por la ventana… doce pisos, sería fácil, claro si Aldeune ayudara, pero como sabía era demasiado llamativo que la llamase aquí, lo haría a mi modo, o debería decir al modo de las películas? Tome las sabanas y las amarré formando una cuerda lo bastante fuerte con ellas, no era muy largo, obviamente, pero sin duda alcanzaría lo bastante como para que el salto no me matase, o que por lo menos no me trajese de vuelta aquí.

Acerque la cama a la ventana y amarraré mi improvisada soga de escape de películas y salí de allí, al tocar el suelo sin embargo sentí como un pequeño temblor salía de la planta de mis pies y subía hasta el cabello mas alto de la corona de mi cabeza.

Vaya mala seguridad, pensé… demasiado pronto.

Un lobo de pelaje tan negro como la noche misma, que medía dos metros treinta si se ponía de pie en sus patas traseras, apareció frente de mí, mostrándome su hermosa y reluciente dentadura… “si estas lo suficientemente sano para irte del hospital sin una autorización, nos encargaremos de traerte de vuelta?” Pensé, bien era suficiente excusa para mí, para probar si me encontraba bastante bien.

El lobo se abalanzó contra mí abriendo su hocico, preparándose para morder, pero solo obtuvo un plato bastante picante, o demasiado caliente, una pequeña bola de fuego que cree rápidamente y la disparé a su boca, enseguida se encontraba revolcándose en el suelo de dolor mientras que aullaba en auxilio, si tenia amigos no iba a averiguarlo, así que aproveche ese breve momento para salir de allí.

Corrí lo que mas pude, mezclándome con las personas que por allí caminaban, para tal vez confundir mi olor por si intentaba seguirme, el o alguno de sus amigos, y llegue a la biblioteca, allí tome aire, frente al enorme portón que se abría impotente ante un jardín maravilloso antes de llegar a la enorme entrada a la valiosa colección de libros que allí se hallaba, una luz blanca brillo fuertemente y abrí los ojos para hallarme dentro del hospital tendido en la cama, inmóvil.
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Syaoran-kun el Mar 05 Abr 2011, 9:17 am

T-T pobre kure y peor porbe brolly T-T
fue muy triste waaaa gumen por no comentar pero es que lo habia pasado a una usb y lo habia leido en mi casa
y no habia comentado XD waaa me parecio exelente el capitulo
Liu sigue asi que esta reinteresante el fic
esperare por el next n.n Very Happy

_________________
Wiii firma hecha por mi espositaaa kawaiiiiiii

Casado con Dokuro
Caballero de saku y Kaho
caballero por siempre
avatar
Syaoran-kun
Kengou
Kengou

Capricornio Cantidad de envíos : 271
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 26
Localización : Bogota

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Brolly el Miér 06 Abr 2011, 10:00 pm

yo siempre lo he dicho que historia tan buena dejando un lado mi situación aunque así como soy yo salde de las cenizas y muchísimo mas fuerte >: D
excelente liu esperando el otro cap

_________________
HAY QUE CORRER EL RIESGO DE LEVANTARSE Y SEGUIR CAYENDO
avatar
Brolly
Super saiyajin legendario
Super saiyajin legendario

Pez Cantidad de envíos : 67
Fecha de inscripción : 23/03/2009
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Vie 08 Abr 2011, 11:21 am

me alegra les guste, syaoran apenas subo tu lees ♥ jajajaj, Brolly D: porfa usa signos de puntuación XD y me dijiste algo a unas preguntas D: pero solo recuerdo una que hiciste por msn D: que decia de alumnos encargados en caso de que tu te fueras, bueno si concideré esa idea, pero digamos que el concejo se antepuso a eso XD y que grupo de alumnos van a dirigir bien una escuela? D: no es tan facil, pero si tengo esa idea para implementarla mas adelante, por el momento no creo que sea más, amm, empezaré a subir los capis en mi blog, lo volveré a reabrir D: y para semana santa tendre dibujos :3 en mi blog claro esta, podran descargarlos si quieren dejeré eso para quien quiera descargarlo sin bloquear ni nada, tengo que trabajar mi blog D: porque tengo que cambiarle el diseño y el nombre XD bueno sin mas cosas por decir aca el capi, que lo disfruten, tal vez tarde más la otra semana en subirlo debido a que tengo un parcial D: pero pues quien sabe :3

Enjoy~!!!
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Vie 08 Abr 2011, 11:22 am

CAPITULO 5

SI EXISTIERA UNA FORMA…

Narra Saku

Mi hermanito parecía que nunca iba a abandonar el estado en que se encontraba, pero yo estaba ahí para él, le ayudaría a superarlo sin importar lo que tuviese que hacer. Me dirigía a la habitación de mi hermano, que se encontraba en lo mas alto de la torre principal, su habitación no había sido cambiada, por suerte en la academia habían miles de habitaciones y sobre todo las lujosas abundaban, María se había quedado con la que quedaba en lo alto de la torre del este, decía que estaría cómoda allí, y quien no lo estaría, si esas habitaciones eran excesivamente lujosas.

Toqué la puerta pero no obtuve respuesta.

-Hermanito estas ahí?- Dije, pero de nuevo no obtuve respuesta.

Abrí la puerta lentamente y vi como la luz del pasillo se filtraba al interior de la habitación, todo se encontraba allí en total oscuridad, un gélido aire salía de allí, mi corazón empezó a latir con más y más fuerza, un miedo enorme se apodero de mí, pero desapareció en cuanto vi a mi hermanito sentado en su sillón.

Vi una maleta hecha sobre la cama –Hermanito y esa maleta- Pregunté

-Saku- Empezó –Me marcho, voy a encontrar la manera de recuperar a Kurenai, se que existe una forma, un antiguo paraje, lo recuerdas tu me lo contaste alguna vez-

-El Brujo que se aisló de toda la sociedad, aquel que puede traer a los muertos de vuelta… pero eso no se si es del todo cierto hermanito- Dije

-No pierdo mucho con intentarlo-

-Yo te acompaño hermanito-

-No puedes hacer eso, no puedes dejar la academia-

-Hermanito es mi responsabilidad también, se mejor que nadie donde hallarlo, además no te dejare ir solo-

-Está bien nos encargaremos de ello-

Corrí a empacar mis maletas también, me despedí de todos mis amigos asegurando de que me iba de viaje con mi hermano a visitar algunos familiares, nadie pregunto de mas, todos pensaban que le haría algún bien a mi hermano, pues ya comenzaba a vérsele mas emocionado, sin duda juntos hallaríamos al hechicero que podía revivir personas, Alice me ayudaría a eso, para ella sería fácil contactar con un hechicero.

Partimos a la mañana siguiente justo al amanecer, cuando el sol termino de levantarse en el horizonte, nosotros nos hallábamos muy lejos de la academia, mi hermanito había asegurado la cripta en donde se encontraba Kure para que nadie llegase a ella, me dijo que había puesto un hechizo de alto nivel y se le notaba, se le veía muchísimo mas cansado.

Una vez alcanzamos la cima de la montaña mi hermanito realizo una invocación, su invocación, de su mano salio una llama que pronto se agrando y se disperso en cinco llamas mas pequeñas alrededor luego se empezaron a interconectar entre ellas formando un circulo luego se integro un circulo mas pequeño que el anterior en el interior del mismo, enseguida tres círculos aún mas pequeños pero de igual tamaño aparecieron dentro girando hasta que uno de ellos dio con la posición de la llama superior, entonces un triangulo equilátero apareció con la punta hacia abajo y unas pequeñas líneas se formaron en la parte de afuera entre llama y llama.

-Vaya- Deje escapar.

-Así iremos más rápido- Dijo mi hermano, y en cuanto hubo terminado un enorme dragón rojo emergió del circulo extendiendo sus alas y rugiendo con fuerza, mi corazón se sobresalto por la impresión, nunca había visto un dragón en persona, solo en pequeños tomos y se debía a que todos estaban ya casi extintos, pero se creía se habían aislado a las profundidades de la tierra cuando su raza empezó a estar en peligro, tal vez era realidad.

-Vamos, sube- Dijo mi hermanito que se hallaba ya encima del lomo del dragón.

-Para ti es fácil decirlo, es seguro allí?- Pregunté

-Bastante seguro, vamos, este es un recuerdo de Kurenai, ella me enseño como poder invocar a uno- Me dijo con algo de melancolía en su voz.

-Esta bien, es solo un dragón nada pasará- Dije para mis adentros, me acerque a él y subí con ayuda de mi hermanito a el lomo del dragón, mi hermanito pareció darle una orden al dragón y este despego a los cielos, al principio casi me caí pero solo fue hasta que logre estabilizarme y después fue pura diversión, podía sentir la brisa golpear mi rostro y de vez en cuando los rizos de mi hermanito hacerme cosquillas en el rostro era tan tranquilo estar en los aires otra vez.

Así nos dimos rumbo en la búsqueda del hechicero que podría revivir a Kurenai, mi hermanito estaba decidido se le podía ver en su mirada íbamos en busca de una leyenda pero sin duda lo hallaríamos.


Narra Liu

Me encontraba en clase de Magia de elemento, la verdad era una perdida de tiempo a mi parecer, yo conocía bastante bien mi elemento pero para el maestro no parecía así, había pasado varios días en el hospital, siempre que intentaba huir era como un sueño, o mas claro una pesadilla, no podías escapar del hospital debido al hechizo colocado en ti, solo lo hacían con las personas que sabían intentarían huir.

-El fuego se crea y crece a trabes de la ira, tienen que aprender a controlar su ira ya que el fuego es el elemento más destructivo, al contrario del agua que posee elementos curativos, pero el fuego no es solamente destructivo también tiene su lado benéfico, en un principio, los antiguos…- Me distraje de toda esa palabrería por un instante, la verdad no le veía interés a los beneficios que le daban con anterioridad o que le dan ahora, la parte mas importante del elemento es saber moverte con el ser uno solo y ya sabía suficiente de mi elemento como para aguantar todo esto, querías manejar bien tu elemento, perfecto practica, eso funciona, a mi me funciono.

-Sr. Heartless, podría por favor explicar a la clase el uso benéfico del fuego?- Dijo el maestro golpeando la mesa en la que me encontraba haciendo exaltar a mas de un estudiante y a mi, a la vez que me sacaba de mis cavilaciones.

-Lo siento, no preste atención, simplemente pensaba que el buen uso del elemento se debe a la afinidad que tengas con él- Le respondí en defensa.

-O muy bien, tal vez quiera hacernos una demostración- Dijo con una cara interrogativa -Marcus!!! – Gritó y un hombre con una enorme cicatriz se levantó de un asiento en el último rincón del aula, no lo vi cuando entre al lugar.

-Perfecto, vamos afuera- Dijo el maestro y todos los estudiantes empezaron a salir del salón al patio trasero

El patio estaba totalmente nuevo, sus baldosas aún brillaban de lo nuevas, los pilares se alzaban imponentes, y algunas plantas y flores decoraban el alrededor, al igual que una estatua en el centro que se había levantado para conmemorar a los maestros que dieron sus vidas en la batalla contra la llama negra al igual que cinco tumbas representativas alrededor de esta, la estatua era una especie de ángel con la mirada en el cielo, con una mano levantada, intentando alcanzar la inmensidad del firmamento, mientras que en la otra que se encontraba caída en uno de los costados, sostenía una espada hecha en particular para esto y nunca había sido usada, por lo que su filo estaba intacto, tenia una esmeralda incrustada en el mango y estaba hecha de oro, excepto por el filo.

-Bien empiecen- Dijo el maestro y Marcus extendió sus brazos creando llamas.

Se arrojo con rapidez hacia mí, intentando no darme tiempo para pensar, arrojo una inmensa bola de fuego en mi dirección, pero se equivocaba, yo ya había pasado por esto, así que esquive su bola de fuego saltando hacía un costado, pero tan solo para ver la segunda casi golpearme en el rostro.

-Bien parece que todo termino- Dijo el maestro.

Pero yo no me hallaba debajo de la pila de humo, al instante Marcus estaba en llamas, gritando del dolor, me levante detrás de una de las tumbas conmemorativas, luego cerré mi puño y las llamas dejaron de rodear a Marcus mientras que el caía inconsciente, el fuego no lo había matado, a duras penas le había causado algunas lesiones.

Uno de los estudiantes corrió a la enfermería mientras que otros dos bastante altos llevaban a la mole de Marcus en la misma dirección.

-Muy bien muchacho, ahora sabrás lo que es jugar con fuego de verdad- De su mano derecha se desprendió una llama verde y de la izquierda una azul, los estudiantes dejaron escapar alaridos de exclamación y de asombro, yo no, ya lo había visto antes… era un cazador.

-No pareces sorprendido- Dijo

-La verdad no, conozco muy bien a los cazadores- Respondí

-Bueno, veamos que tan bien- Dijo mientras corrió hacia mi intentando golpearme con su mano derecha, la cual esquive con facilidad, luego vino la izquierda y cuando creí terminado su ataque, sentí un enorme ardor a un costado de mi abdomen, la llama verde se extendía como una espada y había cortado un poco mi abdomen, cuando me aleje de un brinco hacia atrás me di cuenta que también su llama azul había cambiado tomaba la forma de un escudo.

-Soy un caballero de la orden, no solo un simple cazador, ahora estas sorprendido?- Dijo con orgullo

Me reí entre dientes.

-Que te causa tanta gracia mocoso?- Preguntó con ira

-Que esto va a ser muy divertido-

Había luchado contra el fuego de unos cazadores con anterioridad y había luchado con armas pero esto, a pesar de reunir ambas cualidades era muy diferente, sin duda, muy divertido.

Corrió hacia mí, poniendo su escudo de frente, bloqueando así cualquier ataque que le arrojase y la espada de seguro estaba en posición para que cuando alcanzara la distancia adecuada me rebanase en dos, tome una larga inhalación y luego al soltar un poco el oxigeno levante mi mano derecha a los cielos, mientras que la izquierda se hallaba caída a mi espalda -ARMAGEDON!!!!- Grité y enseguida una bola de fuego cayó de los cielos hacia donde estaba el maestro, que ágilmente esquivo el ataque.
-Un hueso duro de roer, eh?- Dijo con gracia –Tenias razón muchacho va a ser muy divertido- Empezó a burlarse.

De nuevo cargo contra mí, pero esta vez su escudo estaba a un lado y su espada sobresalía al frente, su velocidad parecía mayor esta vez, en cuanto alcanzó una distancia prudente para atacar, empezó a estocar con su espada, a pesar del tamaño de la misma la movía con rapidez, claro, era su elemento después de todo, solo era alguna especie de conjuro para solidificar el fuego, los cazadores, solían lanzar las llamas en forma de flechas y poseían una técnica de lluvia de flechas, que era bastante molesta y al ser flechas elaboradas con fuego, complicaba mas las cosas.

Sentí como una nueva incisión se abría en mi hombro, como ardía y el hecho que fuera de fuego el arma, no solo me cortaba sino que también quemaba alrededor, dejando una herida lo suficientemente dolorosa y horripilante siquiera para verla, muchas veces cauterizaba la herida, lo que evitaba el sangrado.

-Si no te entregas más a la pelea, morirás niño- Dijo en tono arrogante.

-Profesor!!! No puede matarlo!!!- Grito alguien entre los observadores, que esta vez eran más, también habían algunas personas desde las ventanas, al parecer esto era un espectáculo para ellos.

-Muy bien, al parecer necesito un arma para enfentrarlo maestro- Dije con una sonrisa en mis labios.

Me acerque a la estatua de conmemoración, tome la espada que sostenía el ángel y la empeñe apuntándole con ella.

-Las almas de los difuntos no te perdonarán por eso- Dijo

-No le temo a los espíritus- Le dije

Concentré toda mi energía en la mano en la que sostenía la espada, sintiendo como fluía por cada fibra de mi cuerpo el fuego, con su abrumadora presencia, enseguida la espada pareció tomar una forma diferente, la esmeralda se había convertido en un rubí el mango estaba cubierto por una cinta carmesí y la forma del guardamano también había cambiado, dos puntas superiores se levantaban en un ángulo de treinta grados respecto al filo y de ellos salía un borde de fuego hacia el filo formando un cuarto de esfera, en las partes laterales salía un decorado perpendicular al arma y de ellas se extendía lo que parecía tener forma de alas, solo esta última parte estaba en plata, el resto del arma permanecía en oro.

-Que has hecho mocoso?- Preguntó escandaloso el maestro.

-Preparar tu muerte- Respondí, a pesar de estar tan sorprendido como él de la transformación del arma.
Cargué contra él, pero me sentía diferente, es como si mi peso se hubiese reducido a mas de la mitad, podía moverme más rápido, con mayor facilidad, estuve en un parpadeo frente a él, el choque de ambas armas fue ensordecedor, algunas llamas se desprendieron, pero no solo de su arma, también de la mía, eran azules, pero no como las de su escudo estas parecían diferentes de alguna forma.

La colisión de las espadas siguió y siguió hasta que su espada al parecer no soporto más y se quebró, sonó como si un cristal se quebrase y miles de llamas pequeñas se dispersaron, muchos de los allí presentes proclamaron exclamaciones de asombro hasta el mismo maestro parecía asombrado.

Apunté mi espada hacia él, la cual rechazó con su escudo, de nuevo las llamas salieron de su mano derecha y materializo una segunda espada, en su mirada había ira, o tal vez sería rencor, pero de repente sus armas desaparecieron y el pareció el mas sorprendido de todos, el aire se empezó a tornar más pesado alrededor, era bastante difícil respirar, al instante los dos estábamos en el suelo luchando por respirar.

-Ustedes dos ya basta, es suficiente- Decía una voz con tono de firmeza y orden.

Al levantar la vista, vi nublosamente a Maria Wisperwind con mirada enojada hacia nosotros y eso fue lo último que vi antes de desmayarme.

Narra Saku

Desperté y me encontraba recostada sobre una cama sencilla en el cuarto había otra cama pero estaba vacía, la noche ya había caído, recordé entonces que nos detuvimos en una posada a descansar un poco, pero donde estaba mi hermanito ahora?

Me levanté de mi cama quitándome las cobijas de encima, no podía escuchar más que la madera quemarse a un lado de la habitación en la hoguera y como estallaba una que otra vez, entonces la puerta chirrió un poco.

-Saku, ya despertaste?- Preguntó mi hermanito con voz dulce y amable como muy habitualmente era su voz

-Sip- Respondí enérgica –Estoy lista para salir en este momento

-Creo que es mejor esperar, la noche es muchas veces tramposa y los bosques lo son aún más, de ahora en adelante tendremos que seguir a pie, Grintus no puede llevarnos más- Dijo mi hermanito

-Por qué tu dragón no puede llevarnos más?-Pregunté

-El bosque oscuro solo puede atravesarse a pie para poder hallar la entrada a el pasadizo de las mil lunas- Respondió –Recuerdas? Tú misma me lo dijiste-

-Si es verdad, lo había olvidado- dije –Entonces es mejor que descansemos bien- Termine y me recosté de nuevo arropándome

-No tienes hambre?- Preguntó

-La verdad no, mañana comeré algo- Respondí y nos quedamos en silencio

Un estruendo rompió el silencio en que nos hallábamos, yo salté de la cama asustada, me acerque a mi hermanito y lo tomé del brazo.

-Espera aquí- Me dijo muy sereno

-No me dejes sola- Le replique

-No te preocupes, ya encanté el cuarto, solo espera- Y salió del cuarto

Me asome por la ventana para poder ver algo, enterarme por lo menos de que ocurría y vi una enorme sombra moverse allá abajo, parecía en verdad espeluznante, el cielo se estremeció y una fuerte lluvia empezó a azotar el lugar, las gotas golpeaban con fuerza la ventana, pude escuchar algunos gritos y de nuevo aquel estruendo, la curiosidad y el miedo estaban al máximo, tenía que saber que pasaba allí abajo, luego vi una gran llama alzarse en la oscuridad, de seguro ese era mi hermanito y estaba luchando, era posible que necesitara mi ayuda, así que salí de la habitación para poder buscar a mi hermanito.

Cuando salí de la posada vi un enorme Ogro de las montañas gritando, moviendo un enorme tronco que tenía en las manos intentando golpear a mi hermanito.

Mi hermano esquivaba con facilidad sus golpes, eran brutales, pero algo lentos, pero para él eran bastante fáciles de esquivar, el Ogro parecía cada vez más enfurecido de no acertar ningún golpe.

Mi hermanito invoco el fuego en sus manos y empezó a arrojarlo al Ogro, esto hacía que el Ogro se enfureciera aún más, empezó a tomar cosas de los alrededores para arrojárselas a mi hermanito, le arrojaba barriles, rocas, techos, chimeneas, todo lo que pudiera encontrar.

Mi hermanito se concentró en su poder, podía verlo, una enorme llamarada de fuego salio de las manos de mi hermanito, una llama que cubrió por completo al Ogro, haciéndolo gritar de dolor y lanzar enormes manotadas para intentar alejar el fuego.

-Hermanito!!!- El Ogro logro acertar un golpe en mi hermanito, lanzándole varios metros de donde se hallaba y chocar contra los escombros de una de las casas que el Ogro había destruido.

Concentré mi poder para invocar a Alice, el viento tal vez no le hiciera tanto daño al Ogro, pero Alice si lo haría de seguro.
Alice apareció frente a mí como siempre lo hacia, junto con un esplendido torbellino, en cuanto Alice vio al Ogro se abalanzó sobre él, las uñas de sus manos se alargaron como cuchillas, tan fuertes como para cortar el acero, así que lanzó una zarpada contra el Ogro haciendo una incisión en su pecho.

El grito de dolor del Ogro se oyó a la distancia, hizo que algunas ventanas temblaran y quebró otras, cuando termino su grito cargo hacia Alice.

Alice le esquivó con facilidad volando, en los cielos no sería nada fácil alcanzarla, el Ogro empezó a arrojar cosas para hacer bajar a Alice.

-Apártate Saku!- Escuche que gritaba mi hermanito, que ya había salido de los escombros sin lesiones y preparaba un conjuro.

-Alice lo derrotará- Le dije

-Dile que se aparte cuando yo te lo diga-

-Ok- Respondí

Mi hermanito cerró los ojos y movía los labios susurrando el conjuro con rapidez, luego empezó a mover las manos horizontalmente en círculos y una figura empezó a formarse a su espalda, al principio se mostraba como una nube roja y de ella salió lo que parecía una forma humana, un Efreet.

Daba miedo verlo siquiera, como era posible que mi hermanito pudiera invocar a un Efreet, la nube parecía ser sus piernas, de la cintura para arriba era lo mas parecido a un humano, solo que mas grande y su rostro parecía el de un demonio con características humanas, un bigote que al parecer era una extensión de su cuerpo caía alrededor de su boca unos cuernos salían de su frente, y sus ojos, llenos de ira se podían ver blancos como la luz de la luna, pero vacíos y con ceño fruncido observaba al Ogro, sus brazos que estaban cruzados apuntaron hacia el Ogro.

-Ahora Saku!- Gritó mi hermanito

-Alice apártate!- Le ordené

Enseguida el Ogro entró en combustión espontánea, ardía y ardía como un pequeño leño en una hoguera, y el fuego no se detuvo hasta que el Ogro fue reducido a cenizas, aún cuando ya había muerto su cuerpo seguía ardiendo.

Era extraño que mi hermanito matara a otra criatura, según sabía cuando el estaba en la academia y estudiaba con Zero, el le había enseñado del respeto por todas las criaturas y no mataba a ninguna…

Me acerque a él lentamente, Alice ya había vuelto a donde pertenecía y el Efreet ya había desaparecido.

-Hermanito estas bien?- Pregunté, se le veía bastante cansado

-Si hermanita no te preocupes- Me dijo con esa típica sonrisa suya, su carisma, sin duda una de las cosas que habían enamorado a Kurenai.

-Volvamos a la posada- Dijo

-Hermanito?- Empecé –Como lograste invocar al Efreet?-

Sonrió

-Que sabes de los Efreet hermanita?-

-Bueno, se que son genios del elemento fuego, pro tanto solo pueden ser invocados por el elemento fuego y tu eres de ese elemento, pero que solo habitan en la ciudadela de Bronce, así que necesitas, ir allá y la única manera es que otro Efreet te lleve y eso sería un deseo, un Efreet te sirve durante mil un días o tres deseos, eso es lo que sé-

Rió durante un momento

-Que es tan gracioso?- Pregunté algo molesta

-Nada, solo que si has hecho tu tarea- Me dijo aún riendo un poco

Le fusilé con la mirada.

-Acaso crees que no estudio?- Le repliqué

Rió de nuevo

-Se que lo haces, solo que me fascina que lo demuestres- Enseguida me abrazo

-Tu teoría no esta nada mal, pero falta complementarla, también puedes invocar un Efreet sin necesidad de ir a la ciudadela de Bronce, hay libros para eso, además si vas a la ciudadela de Bronce puede que hagas un contrato de por vida con el Efreet, pero tienes que tener una audiencia con el Gran Sultán Efreet- Dijo mi hermanito.

-Se encuentran bien?- Preguntó una voz a nuestra espalda.

-Sip- Respondí girándome y sonriente, tal vez dejándome llevar por el momento, mi hermanito había acabado con ese Ogro ya podíamos descansar

-Muchas gracias Sr. Moonlight y señorita- Dijo el hombre que mostraba ya edad sobre sus hombros. –Si no hubieran destruido ese Ogro, quien sabe que hubiera sucedido con el pueblo-

-Atacan muy frecuentemente el pueblo?- Preguntó mi hermanito con un tono de voz muy serio.

-No señor, solo hasta hace unos días empezaron a salir todo tipo de criaturas del bosque negro- Decía con un tono de voz temblorosa el viejo hombre.

-No se preocupe, nosotros nos encargaremos- Respondí en un tono enérgico, aunque no sabía si en verdad podríamos hacernos cargo.

-Por esta noche no pasará nada, pueden dormir tranquilos, de seguro el velo negro se hará cargo en la mañana- Respondió mi hermanito, desacreditando todo lo que acaba yo de decir

-Gracias- Dijo el viejo hombre y se retiró

Mi hermano mantenía la vista fija en el hombre y luego clavo su mirada en el lugar en donde el Ogro había muerto y se hallaban ahora solamente cenizas, parecía buscar algo con su mirada, tal vez algo que a simple vista no era posible ver.

-Sucede algo hermanito?- Pregunté

-Adelántate a la posada, tengo algo que hacer-

-Okey- Dije y volví de nuevo a la habitación

Cuando llegue, todo se hallaba muy tranquilo dentro, algunas gotas de lluvia aún caían y mi cabello escurría un poco de agua, fui al baño tome una toalla y me seque el cabello, espere en el borde de la cama observando a la puerta, a que mi hermanito apareciera, que sería aquello que llamó tanto su atención en las cenizas del Ogro… de seguro volvería y me lo diría, me recosté en la cama un momento mirando el techo y escuchando la lluvia tocar contra la ventana, mis ojos empezaron a pesarme y a cerrarse hasta que de pronto se oscureció todo y las gotas de la lluvia sonaban mas lejanas, tan lejanas… y un silencio infinito me rodeo.

Narra Liu

Aún no me explicaba nada de la espada, cuando desperté me hallaba en mi cuarto, la noche ya había caído, que habría sucedido con la espada y porque cambió de esa manera, aún más porque un caballero de la orden, un Paladín se hallaba en la escuela dando clases? Sería simple coincidencia?

-…-

Mis cavilaciones fueron interrumpidas por el sonido de mi estomago, no había comido nada y tenía mucho apetito… momento de dirigirme a la cocina, si es que aún servía el autoservicio nocturno, es decir una pequeña visita al refrigerador.

Abrí la puerta con sumo cuidado para no hacer el menor ruido y me encontré con la espalda de alguien en la puerta.

-Le recomiendo que vuelva a la cama e intenté dormir, no puede abandonar este dormitorio hasta en la mañana, que tenga buenas noches- Dijo el hombre sin siquiera darse vuelta.

-Por qué no puedo abandonar mi habitación?- Pregunté

El silencio se mantenía, simplemente podía escuchar mi respiración y muy ligeramente la de él.

-Hey!- Dije

-Buenas noches- Me respondió.

-Jum- Dije –Buenas noches- Y cerré la puerta de la habitación.

De seguro que la ventana también estaría custodiada o tendrá algún tipo de hechizo, así como en el hospital… Ni siquiera lo intenté, simplemente volvía a la cama, me arrepentía ahora de haber quedado en un cuarto solo, el haber tenido un compañero de habitación es este caso hubiera sido bastante útil.

Cerré mis ojos… solamente podía oír el viento silbar… moviendo algunas ramas… el viento… el… viento…

Me encontraba volando por un extraño paraje, veía algunos rostros familiares, pero simplemente pasaba de largo, lo que al principio parecía una edificación, se torno de pronto en una inmensa pradera cubierta de todo tipo de flores de todos los colores, el cielo azul se encontraba en lo alto y el sol brillaba radiante, sobrevolaba las flores, era como si la brisa me arrastrara por ese ambiente primaveral.

Escuche la risa mas hermosa a la distancia, abrí mis ojos que antes se encontraban cerrados y me dirigí en dirección de donde la risa provenía, pero poco a poco iba descendiendo y pronto me halle corriendo entre las flores, hasta que allí, en una pequeña colina debajo de un cerezo se encontraba de quien provenía esa risa.

Su cabello se movía con el viento y su sonrisa era esplendorosa, se hallaba sentada bajo ese cerezo y corrí para estar cerca de ella, pero cuando más corría, mas lejos me parecía estar, la distancia que nos separaba era cada vez más grande, grité su nombre pero de mi boca no salio ningún sonido.

Intenté de nuevo, y de nuevo, pero no tenía éxito, mi voz parecía perdida, me concentre solamente en correr y correr, cerré mis ojos pero la distancia se hacia mas y mas grande, miles de pétalos empezaron a volar, el viento soplaba con fuerza ahora, no podía ver.

Me concentré solamente en ella, en llamarla, pensar su nombre, verla en mi mente.

-SAKU!!!- Escapó de mi boca

El viento se detuvo por un momento el silencio me embargo, y me detuve, solamente a contemplarla, su vista estaba posada en mí ahora, sus ojos parecían brillar y una bella sonrisa se dibujo en su rostro que antes era de sorpresa.

Vino corriendo en mi dirección, así que empecé a correr en la suya, la distancia parecía ser la misma todo el tiempo, su rostro sonriente empezó a tornarse en uno de preocupación, me detuve entonces… enseguida ella lo hizo, con el la mirada desconcertada.

En mis pensamientos, aún con mi corazón, intenté que le llegará lo que en mi mente se hallaba… cerré mis ojos

-No importa la distancia, mientras estemos bajo el mismo cielo siempre estaremos juntos-

Cuando abrí mis ojos, ella sonreía de nuevo, me miraba de una manera tan especial… tan maravillosa, hubiera podido morir allí mismo y decir que encontré lo que siempre había buscado…

La calma y el silencio de ese momento fue sustituido por algunas carcajadas y voces, mis ojos me dolían y pesaban los parpados, no podía abrir bien los ojos, me levanté de la cama y me senté en el borde de la misma… un pequeño haz de luz se filtraba por entre las cortinas, me dirigí a la ventana y abrí las cortinas, para ver a través, habían estudiantes ya en lo que era el jardín, supongo ya se dirigían a sus clases o simplemente esperaban por alguno de sus amigos… un día normal en la escuela… sin flores de muchos colores… sin el cerezo…y más importante… sin Saku… había sido un sueño, pero mi corazón aún latía fuertemente, a donde habría ido? Solamente mencionaron algo acerca de ir a visitar un familiares con su hermano, eso había escuchado, pero nada más… estuviera donde estuviera, esperaba que estuviera bien y con esa maravillosa sonrisa en su boca.


Última edición por Darkliu el Sáb 09 Abr 2011, 2:11 am, editado 1 vez
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Syaoran-kun el Vie 08 Abr 2011, 2:02 pm

Como asi que al blog me va dejar de nuevo iniziado liu u.u
siguelos subiendo por aca XD
por lo menos aca sabes que siempre lo leere Razz
waaaaaaa genial este capitulo y o.o la espada no entendi esa espada era de kure ??
me perdi XP
waaa kielo un dibujo del dragon n.n

_________________
Wiii firma hecha por mi espositaaa kawaiiiiiii

Casado con Dokuro
Caballero de saku y Kaho
caballero por siempre
avatar
Syaoran-kun
Kengou
Kengou

Capricornio Cantidad de envíos : 271
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 26
Localización : Bogota

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Vie 08 Abr 2011, 5:37 pm

Haber Syaoran como que no entendiste lo de la espada? D:
Es solo una espada que estaba ahi como un monumento a las personas caídas, no era de Kure XD sin embargo hay que esperar a que los demás lean y den su opinión si no entienden me vería obligado a cambiar la descripción D:

:3 Tnx 4 read
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Sáb 09 Abr 2011, 2:15 am

Gracias a Brolly por la correción en la narración de la transformación de la espada, ya la corregí, cambiar el "___" por "guardamano" que es esa parte de la espada que cubre la mano por si la cuchilla de otra espada se desliza por la propia, en tal caso chocaría con el guardamano u no con la mano como tal :3

Para que entiendan mejor http://www.craigs-medievalsword.com/partes%20de%20la%20espada.jpg les dejo ese link :3

Saludos :3

Byeeee~
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Darkliu el Jue 14 Abr 2011, 11:10 am

Nuevo capitulo a petición de Syaoran XDDD

CAPITULO 6
El brujo hermitaño

Narra Saku

Mi corazón aún latía con fuerza, ese sueño había sido tan real, en verdad sentía la brisa soplar, podía respirar el aroma de las flores, el aroma de su colonia… el sonido de su voz, aún resonaba en mi cabeza… “No importa la distancia, mientras estemos bajo el mismo cielo siempre estaremos juntos” esas habían sido sus palabras, deje escapar un leve suspiro.

-Ya estas despierta?-

-Hermanito- Me levanté gritando de la cama, para abrazarle. –Que sucedió-

-Pues que llegue anoche y dormías, simplemente no quise despertarte- Me dijo sonriente

-A eso no me refiero-

-Te refieres entonces al Ogro, bueno, no tengo mucho que decir…- Y pareció sumergirse en sus pensamientos

-Nunca habías matado a otra criatura hermanito- Le dije

-Estabas en peligro, tenía que hacer algo, todas las demás personas también corrían peligro-

El silencio inundó la habitación, unos pequeños sonidos de leños quebrándose en la chimenea eran lo único que rompían con el callado ambiente.

-Traeré algo de desayuno- Irrumpí

-No, ya lo traje, me adelanté y ya desayune por mi cuenta, desayuna tú, te esperaré abajo- Dijo y salió del cuarto sin musitar una palabra más.

De seguro vinieron a su mente recuerdos de Kurenai, pero sin duda mi hermanito no sufriría más, encontraríamos al hechicero y él reviviría a Kure, mi hermanito volvería a sonreír.

Me senté en un pequeño sillón junto a una mesita del té y tomé mi desayuno con calma, enseguida fui a arreglarme para partir al bosque Oscuro y a la búsqueda del hechicero, había escuchado todas las historias acerca de él, se decía se había aislado debido a que era muy peligroso para la sociedad de los magos, era más como un exilio para él, no había sido por voluntad alejarse de todo y todos, se decía también que llego a manejar las artes oscuras debido a que había perdido a alguien muy especial para él e intentaba traerle a la vida de vuelta, al parecer lo logro, el concejo de los magos le temía ahora debido a su poder y por eso le había exiliado, el había jurado usar sus poderes y conocimientos para el bien, pero ellos no lo concibieron de esa manera.

Bajé las escaleras rumbo a la entrada de la posada, mi hermanito se hallaba de pie, listo para marcharse y se encontraba hablando con el viejo hombre de la noche pasada, cuando llegue se quedaron en silencio.

-Es momento de irnos- Dijo mi hermanito

Respondí con un movimiento de mi cabeza

-El bosque Oscuro es muy traicionero, no será nada sencillo, es muy fácil perderse, sobre todo para esas personas débiles de corazón… y el suyo parece estarlo ahora- Dijo el viejo hombre, mi hermanito pareció no prestarle mucha atención, ni siquiera se giro a verle.

El camino que conducía al bosque Oscuro era un estrecho camino de tierra, a veces se hacia imperceptible, pero nunca nos salimos del mismo, ni nos desviamos.

-Descansemos un momento hermanita- Dijo mi hermano

-Si… creo que es lo mejor- Respondí jadeando

Nos hallábamos en la cima de una colina, el pueblo donde nos habíamos hospedado se veía ahora pequeñito, dirigí mi mano en esa dirección cerré uno de mis ojos, intenté acaparar todo el pueblo con tan solo dos de mis dedos, ahora tenía al pueblo en mis manos.

Mi hermanito soltó una pequeña risa para si mismo.

-Que sucede?- Pregunté

-Nada en particular, solo, es muy curioso verte hacer eso- Dijo con una sonrisa en su rostro

-Aish- Dije e hice cara de puchero

-Creo que debemos seguir- Dijo colocándose de pie.

Caminamos durante una hora y media más hasta llegar a la entrada del bosque Oscuro, enormes árboles se levantaban a lo alto de los cielos, sus ramas se entrecruzaban o se superponían obstaculizando el paso de la luz, habían dos grandes estatuas, una estaba toda destrozada, la otra aunque no muy bien cuidada por el paso de los años aún se podía distinguir su forma y maldije por eso, era una araña gigante se hallaba parada como si fuese posición de ataque mostrando sus colmillos listos para perforar la piel de su enemigo… el corazón me dio un vuelco, de todas las cosas que podían haber construido tenían que justo poner una araña gigante.

-Creo que ya no es tan buena idea entrar ahí manito- Le dije

Se rió a carcajadas

-Ahora tendrás miedo de una araña? Te has acobardado?- Me dijo en tono de bufo

Le Fulminé con la mirada

-Vamos- Le dije

Atravesamos las estatuas y nos internamos en el bosque, se hallaba todo muy silencioso, solo nuestra respiración y pisadas eran audibles, no me gustaba que todo estuviese tan silencioso, desearía que por lo menos un par de aves cantaran sobrevolando nuestras cabezas, pero al parecer ellas no se atrevían a entrar en el bosque Oscuro.

Pasamos a través de árboles y árboles, ya no se percibía la entrada al bosque y no se veía nada, de no ser por mi hermano y su pequeña llama que iluminaba el camino, no seríamos capaces de ver, o bueno… por lo menos él… pero eso era algo que el no sabía.

Un ruido a nuestras espaldas nos distrajo, era como una rama quebrándose,.

-De seguro no es nada- Dijo mi hermanito –O tal vez sea una araña gigante dispuesta a atacarnos por la espalda- Terminó burlándose

De nuevo le miré mal.

-Vamos- Dije, pero la idea de que algo estuviera atrás de nosotros no podía sacarla de mi mente.


Narra Liu

Me había levantado como mucho apetito, no había comido nada la noche anterior, de que trataba esto? Algún tipo de tortura china?

En mi mente aún se hallaba ese hermoso sueño, en verdad, me hacía bastante falta verle y si en los sueños era el único lugar donde podría verle por le momento, entonces que así fuera, aunque no fuese real, pero era la única manera de calmar a mi desesperado corazón.

Me dirigí a la puerta, esperando encontrarme con mi guardia personal y allí estaba, dándole la espalda a la puerta.

-Jaime! Tráeme una hamburguesa!- Le dije

Paso un corto momento antes de que se diera vuelta y me fulminara con la mirada.

-Si no me van a dejar salir, por lo menos tráiganme algo de comer- Le respondí a su asesina mirada.

-Ve tu por ella a la cafetería- Dijo en un tono muy serio y arrogante.

-Bien entonces abre paso- Dije mientras le hacia a un lado con mi mano.

Me dirigí a la cafetería que no quedaba muy lejos de los dormitorios, pude ver a un par de estudiantes practicando su lucha elemental, eran dos muchachos uno de ellos se me hacía familiar, entre risas practicaban, al parecer se divertían con sus poderes, supongo era bueno, alguna vez, yo fui así.

-Y eso que fue?- Gritó uno de ellos –Hibito en serio a eso le llamas invocar la tierra?- Enseguida estalló en carcajadas.

-Pechan, cállate- Le respondió

Al parecer su conjuro no tuvo la concentración suficiente, y en vez de hacer salir las ramas enredaderas del suelo, como yo suponía era ese conjuro, saco del suelo un pequeño diente de león… tal vez se equivoco también en la pronunciación del hechizo.

Seguí mi camino a la cafetería, ya se hallaban no más de cinco estudiantes comiendo algo y una pareja en una de las mesas, la cafetería se veía bastante vacía, debido al enorme espacio que esta ocupaba.

Jaime me seguía muy de cerca, supongo que para vigilar que no tomara de nuevo la espada o intentase matar a alguien, como si en verdad fuese a hacerlo.

-Buenos días- Saludé

-Buenos días, en que puedo ayudarte?- Me respondió una chica detrás del mostrador.

-Aún hay algo de desayuno?- Pregunté.

-Hay algo de café, te podría preparar unos huevos y algo de pan- Respondió

-Eso estaría bien- Dije

-Bien, espera y te llamaré cuando este listo-

-Bien, muchas gracias-

Me dirigí a una mesa cercana al mostrador y allí me senté, Jaime se encontraba un par de mesas más allá sin quitarme la mirada de encima, en verdad lo tendría todo el tiempo sin quitarme los ojos de encima? Sería algo así como mi acosador personal…

Desvié mi mirada a un lado y me encontré de nuevo con la pareja que había visto antes, estaban sentados uno al lado del otro, el chico, mucho mas alto y con su cabello de color marrón ligeramente peinado hacia un lado, una sonrisa de oreja a oreja, mantenía sus brazos por encima de los hombros de ella rodeándola con ellos, me era bastante familiar, pero no podía recordar de quien se trataba, ella parecía muy contenta y cómoda allí, su cabello en una variación del castaño claro y ondulado caía por los costados y se perdía en los brazos del chico, su sonrisa de labios apretados le daba un aspecto tierno y dulce, estaban juntos y es como si nada mas existiera alrededor, el mundo podría derrumbarse y ellos seguirían juntos.

-Syaoran y Kaho- Dijo una voz a mi espalda

Giré para ver de quien se trataba, era Shinra.

-Que hace usted aquí profesora?- Pregunté –No debería estar dando clases?-

-Y tú no deberías estar en clases?- Preguntó

-Muy astuta- Le dije –Pero no, hoy es un día de auto estudio-

-Ya veo- Dijo –Entonces deberías estar metido en los libros o practicando tu elemento, no lo crees Liu?-

-Debería, tal vez, pero no he comido nada, asi que no puedo hacer nada si no he comido, además Jaime no me dejo cenar anoche-

-Jaime?-

-Si- Le dije dirigiendo mi mirada hacia donde él se hallaba, ella la siguió, lo vio y rió.

-Sabes que te nombraron un cazador para que te siguiera debido al inconveniente del día de ayer verdad?-

-Parece bastante obvio- Dije -Pero tengo una duda-

-De que se trata?- Me preguntó

-Por qué la espada cambio en mis manos? Eso solamente quiere decir que no es un arma ornamental, en tal caso, que hace allí?-

Solo se escucharon algunos murmullos, y ambos nos hallábamos en silencio.

-Creo que eso es algo que el consejo solamente sabe, tal vez el director de esta academia-

-Te refieres a Maria Wisperwind?- Pregunté

-Así es- Respondió

-Lo averiguaré mas adelante- Dije

De nuevo el silencio perduro por un momento, dirigí mi mirada de nuevo a la pareja, Syaoran y Kaho, ahora veía el porque no lograba reconocerlo, su color de cabello era algo diferente.

-Cuando los ves, que ves en realidad?- Me preguntó Shinra

-Una pareja muy feliz- Respondí

-Eso es todo?-

La verdad era que no, en realidad, por alguna razón mi pecho se sentía extraño, sentía la sensación de tener algo, pero desconocía el qué, entonces lo entendí… quería que esos fuéramos Saku y yo, sentados juntos abrazándonos, mientras nos susurrábamos cosas al oído, mientras que nuestros rostros rebosaban felicidad y nuestros corazones rebosaban amor mientras latían al unisonoro…

-Si, eso es todo- Respondí

-No te ves a ti mismo ahí con alguien más?- Me dijo

Me giré hacia ella y le sonreí, luego devolví mi mirada a donde estaba, en verdad si me veía allí con alguien más.

-Oye chico tu desayuno!- Gritaron desde el mostrador.

Me levanté de la mesa sin musitar nada, simplemente me dirigía por mi comida.

-Liu- Empezó Shinra – Puedes construir un castillo, y puedes construir miles de murallas alrededor para hacerlo impenetrable, pero en un preciso momento llegará una persona y las atravesará con facilidad, entrará a tu castillo, encontrará tu corazón y le dará un beso, es ahí cuando te enamoras Liu… y esa persona, tu persona mas amada ya lo hizo verdad?-

Le sonreí.

-Que tengas buen día Shinra- Dije

-Que disfrutes de tu desayuno Liu- Se levantó de la mesa me sonrió y se fue.

El desayuno no fue más que un par de huevos revueltos, su textura era suave y su sabor era exquisito, se encontraban en un punto intermedio, estaban bien fritos pero no se veían marcas tostadas sobre él, el pan, como siempre lo había sido, preparado en la mañana en la misma cafetería, esta era una rebanada de uno más grande sin duda, no tenía mucha levadura y estaba preparado con una buena masa y había sido en horno de arcilla, lo que le daba un sabor más exquisito, mi bebida era un café, no muy cargado y si bien dulce, también había un pequeño plato con algo de fruta, mango para ser exactos, cortado en pequeñas rebanadas cuadradas y con un sabor agridulce.

Murmullos empezaron a escucharse afuera, como si una multitud se agrupase, las pocas personas en la cafetería salieron para ver de que se trataba, Syaoran tomo de la mano a Kaho y salieron también, como mi desayuno estaba casi terminado, tome el pequeño plato con fruta y me dispuse yo también a salir de allí y ver de que se trataba tanta conmoción.

Gritos de ánimo, exclamaciones, estudiantes tomando fotos con sus teléfonos móviles y algunos preguntándose en voz alta por qué nadie les detenía, de allí venia tanto ruido.

Dos estudiantes se encontraban en un enfrentamiento un de ellas tenía el cabello blanco como la nieve y un color canela en la piel sus ojos eran oscuros como la noche, la otra chica de ondulado cabello, largo y oscuro y con el flequillo hacia la izquierda y de tez mestiza pero al parecer no de práctica, parecía una pelea, pero no lo era…

Era más bien una pequeña competencia.

La primera chica invocó una ondina de azules cabellos, que se movía por los alrededores riendo y lanzando torrenciales de agua, la otra chica había invocado una sílfide de verdes cabellos que con conjuros de viento combatía los torrenciales de agua.

-Que bien lo hace tu querida hada Arii- Decía una chica riendo a carcajadas.

-Mucho mejor que tu querido pececillo Seline- Respondió Arii

En lo que pareció una muestra de habilidades, ambas ninfas lanzaron su más fuerte ataque, el choque de ambos elementos hizo que la tierra se estremeciese un poco, debido a que ninguno de los dos elementos ni el agua ni el viento tenían ventaja sobre el otro parecían tener el mismo nivel de poder.

-Ice Gust- sonó debilmente

El ambiente de pronto empezó a tornarse más helado, de repente se podía visualizar el aliento que se exhalaba, como si se tratase de una ilusión de los pies de la sílfide empezó a crecer hielo, pero no hacia alrededor, sino a escalar las piernas de la misma.

-De que se trata esto?- Preguntó Arii impaciente, por tanto y debido a la preocupación que ahora tenía en el rostro ese hielo no le pertenecía a ella.

-Es solo algo para calmar un poco el temperamento de tu sílfide Arii- Dijo Seline

El hielo seguía avanzando por las piernas de la sílfide, y al parecer empezaba a desconcentrarla de su propio conjuro que debía de arrojar, el agua invocada por la ondina parecía estar ganando terreno.

-Ventus Engrave- Arii levantó una de sus manos e invocó por si misma el viento, e hizo que una cortante ventisca destruyera el hielo lo suficiente para que su sílfide escapase volando, el torrencial de agua de la ondina golpeo fuertemente contra el suelo.

-Será esto un empaté Arii?- Preguntó Seline

-Tal vez lo sea, pero solo por el momento- Respondió Arii

Ambas ninfas desaparecieron y todos empezaron a dispersarse.

Seline se acercó a Arii y tomo su mano entre las suyas.

-Relájate un momento- Le dijo

Los labios de Seline parecieron casi moverse y una luz emanó de sus manos.

La cara de Arii pareció llenarse de sorpresa cuando la luz se extinguió, tomó su mano con la otra y la acercó al pecho sin quitar la mirada de Seline, mientras Seline le miraba con una sonrisa.

-Gracias- dijo Arii

-De nada y no te alarmes es normal en elemento agua, solo toma algo de tiempo aprender a usarlo- Y Seline se marcho

Arii caminó en mi dirección y pude notar como sacaba un pañuelo para limpiarse la mano, al instante noté una mancha roja sobre la tela blanca.

-Te hirió?- Le pregunté

-No- Respondió –En realidad lo hice yo, la técnica del viento cortante-

Me quede mirándola un momento en silencio.

-Si no tienes cuidado con la técnica puedes lastimarte a ti mismo, pero ella curó la herida de mi mano, ya no tengo ni siquiera dolor- Respondió a la pregunta que maquine en mi mente.

-Ya veo- Dije

Dirigí mi mirada hacia donde se encontraba Seline, que se perdía entre la multitud de alumnos.


Narra Saku

-Corre Saku- Gritaba mi hermanito

-No te dejaré solo- Le respondía

-Yo te alcanzaré, corre- Decía

De nuevo un fuerte chirrido se levantó con fuerza de algún lugar entre los árboles, Alice estaba exhausta había utilizado toda su energía y ahora estaba usando la mía por medio de nuestro pacto, sin embargo yo estaba a punto de quedarme también sin energías.

Una nueva araña se lanzo hacia nosotros y atrás de ella se acercaban miles más, parecían interminables, mi hermanito luchaba incansable lanzado pequeñas bolas de fuego, haciendo que se quemaran, Alice las golpeaba con fuerza o las rebanaba a la mitad, sin embargo la cantidad de arañas parecían interminables.

Una de las sedas de araña alcanzó a mi hermanito anclándolo a un árbol, era claro que podría liberarse con el fuego, pero le tomaría tiempo.

-Alice!!!- Grité y como siempre Alice acudió a la ayuda de mi hermanito.

Tres arañas me emboscaron por la espalda, con el viento solo fui capaz de alejarlas un poco, pero entonces una enorme apareció frente a mí y con una de sus patas me arrojo con fuerza por los aires, chocando contra un enorme tronco de un árbol y pude sentir un sabor metálico en mi boca ahora, sin duda era sangre.

No terminé de incorporarme cuando la seda de araña me alcanzó, reteniéndome y dejándome atrapada en el tronco, la enorme araña se acercó a mí mostrándome sus colmillos bañados en veneno, su paso parecía más lento y solo podía escuchar el latido de mi corazón.

Cuando lo creí todo terminado un fuego familiar salió de la nada y redujo a la araña a una pila de carne chamuscada, era el Efreet de mi hermanito que había hecho su aparición allí y de nuevo nos había salvado.

Las arañas empezaron a alejarse ante la presencia del genio y una vez mi hermanito se hubo liberado y se acercó a mi para liberarme, tanto el Efreet como Alice dejaron de acompañarnos.

-Ha estado cerca no hermanita?- Preguntó mi hermanito

-Si bastante cerca- Respondí

-Que sucede?- Preguntó –Pareces molesta-

-No es nada- Respondí, la verdad era que me molestaba el hecho de tener que ser salvada todo el tiempo, ser “la damisela en peligro”.

Mi hermanito estaba a punto de terminar de soltarme de la seda de araña cuando un fuerte ruido se oyó a su espalda, el giro a ver que era, pero ninguno de los dos notó nada.

-Ha de ser el viento- Dijo mi hermanito con una sonrisa despreocupada en el rostro.

-Sí, recuerdo muy bien la ultima vez que dijiste que no era nada- Dije

Reímos un poco respecto a eso, pero las risas terminaron allí y tal vez toda sonrisa fue borrada para siempre con un fuerte sonido de huesos siendo atravesados, el rostro de mi hermanito se lleno de dolor, pude ver su aterradora expresión antes de que cayese al suelo con una enorme lanza atravesándolo…

-Nooooo- Grité

Un fuerte chirrido como el de antes se alzó desde los arboles en frente, pero esta vez no salió un ejercito de arañas sino lo que al principio parecía una mujer drow, pero se trataba de una drider, mitad drow mitad araña, una sonrisa maliciosa se formo en su rostro… había matado a mi hermanito… esto no podía ser… no podía pasar esto… se supone llegaríamos al pasadizo de las mil lunas y hallaríamos al hechicero, resucitaríamos a Kure y todos serían de nuevo felices, no habrían mas tristezas, ya nadie lloraría más…

La drider avanzaba a paso lento hacia mí, y una vez que me alcanzó simplemente tomo mi rostro con unas de sus manos, y dirigiendo mi rostro para que le mirase a ella con esa sonrisa burlona y maléfica en su boca.

-Pagarás por esto- Le dije

-Y que hará una mocosa como tú?- Preguntó bufándose

La ira empezó a apoderarse de mí, había algo dentro de mi interior que empezó a crecer, una oscuridad que me inundaba, toda mi vida había luchado contra ella porque era la mejor manera, era el camino del bien ignorar aquella maldad, pero no ahora, tenía que vengar a mi hermanito, tenía que acabar con esa drider sin importar nada, sin importar mi misma alma.

Sentí una inmensa ola de energía cubrirme, el poder se sentía tan bien, sentía que podía hacer lo que quisiese ahora, que no habría límites para mí, mi cuerpo ardía y tenía sed de sangre, sangre de drider.

Cuando mis ojos se encontraron con los de la drider, su rostro se lleno de miedo y se apartó de un salto hacia atrás, y se colocó en lo que sería una posición de ataqué, desvió su mirada hacia su lanza que se hallaba en el cuerpo de mi hermanito y se arrojo a intentar tomarla.

En menos de un segundo me halle en medio de los dos.

-No te atrevas a tocarlo- Le dije y mi voz sonó mucho más áspera de lo que hubiese imaginado nunca.

Empezó entonces a lanzarme conjuros, pero yo simplemente los repelía como si se tratase de alejar una mosca.

Quise entonces golpearla, reducirla a cenizas, hacerle pasar miles de torturas, que la muerte fuese para ella un sueño placentero, dirigí mis manos hacia su posición y de ellas broto una llama violeta que hizo que la drider se retorciera de dolor y que sus gritos llenos de agonía fuesen muchísimos mas fuertes que los que hizo momentos atrás, parecía pedir ayuda y así era, puesto que la enorme araña de hace un momento apareció en su rescate.

Saltó en medio de ambas haciéndome retroceder y cancelar mi conjuro, se abalanzó contra mí en una estampida sin sentido, me quede inmóvil, solamente observándola, viendo como su patético movimiento por salvar a su señora y compañera le llevaría a la muerte, y de repente como si yo supiese de toda la vida lo que estaba haciendo, levanté una de mis manos y la tierra se quebró bajo la araña, se abrió de par en par y literalmente la devoró

-Tu serás la siguiente- Le dije a la drider observándola con ira.

El rostro de la drider estaba totalmente horrorizado, empezaba a moverse hacia atrás sin desviar la mirada, tal vez por miedo a que en un descuido, a que en el momento en que dejara de verme, sería el final de su vida.

Di un paso al frente y la drider dio dos, cuando di un par de pasos ella emprendió la huida, arrojé entonces un conjuro que le cerro el paso, la tierra a su alrededor se abrió como una boca hambrienta y de ella salían las llamas infernales dispuestas a consumir todo aquello que tocasen.

Se giró a mí y como una rata acorralada se dispuso a enfrentarme, colocándose en posición de ataque, gruñendo y lista para saltar sobre mi.

-Déjame ir- Suplico

-Cuando comience contigo, desearas la muerte antes que cualquier otra cosa- Le respondí

-En un desesperado intento se abalanzó contra mi, pero solo logro acortar su ya contada existencia, como si se tratase de una extensión de mi brazo, surgió una oscura sombra que arrojó a la drider a metros de distancia de donde me hallaba, enseguida se torno en una línea que en cuanto más fina se iba tornando, tomo la forma de una katana que se hallaba en su funda, cuando la saque de su funda una luz resplandeciente y un tanto cegadora destello del brillo del arma.

La drider parecía incluso ya lastimada de la mismísima luz, me acerque con paso firme a donde se hallaba tendida sobre el suelo, sus gritos que parecían ser de auxilio no sirvieron de nada, levanté mi espada contra ella y de un solo golpe le di fin a su agonizante momento.

Todo se hallaba en silencio ahora, solo un suave susurro del viento era audible, me dirigí lentamente a donde yacía mi hermanito, atravesado por aquella lanza, me tendí de rodillas a su lado y las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos incontrolablemente.

-Si no hubiese sido por mi culpa, aún estarías vivo-

Me tendí sobre él y mi llanto era incontrolable.

-Me… haces más daño- Escuche como un pequeño murmullo, un murmullo que hizo que mi corazón se sobresaltase y deseara brincar de la felicidad, era posible?

Levanté mi mirada y me encontré con el rostro de mi hermanito, con una expresión un tanto cómica de dolor en el, no podía musitar palabra alguna, quería decir tantas a la vez que ninguna lograba salir.

Me encontré estupefacta ante él.

-Hermanita, ayúdame a quitar… esto… duele…-

-S… sii-

Me levanté y ayude con el mayor cuidado a quitar aquella lanza que había atravesado a mi hermanito, fue un poco tardío pero juntos logramos sacarla sin mayor esfuerzo, pronto el utilizando el poder del fuego, cauterizo la herida y una cicatriz espantosa quedo en el lugar donde había antes un agujero que arrojaba sangre a borbotones.

-Descansemos un poco- Sugerí, estoy segura de que esas arañas no volverán y si lo hacen…

-Te harás cago de ellas- Respondió mi hermanito sin dejarme terminar mi frase

-Sip- Dije con una enorme sonrisa en el rostro

-Pareces más contenta ahora- Dijo

-Como no estarlo hermanito? Estas aquí, junto a mi aún vivo, por esa razón, soy muy feliz- Dije

Nos dimos un abrazo que logro sacar un quejido de parte de mi hermanito y luego una pequeña risa, pero enseguida su rostro se torno algo sombrío y con la mirada perdida en algún lugar a mi espalda.

Me giré para ver de qué se trataba, era un enorme hombre lobo de blanco pelaje vistiendo ropas de un antiguo hechicero y bajo su cuello brillaba un collar con un extraño artilugio colgando de el, me coloqué de pie y le enfrenté.

-Que quieres aquí?- Pregunte

El dirigió su mano izquierda al artilugio y enseguida empezó a cambiar, su forma pronto era la de un viejo golpeado por los años, sus cejas, barba y bigote se encontraban bastante descuidados, pero aún así me pregunté como era posible que crecieran tanto, su postura se volvió un poco mas encorvada, de su rostro solo era perceptible su puntiaguda nariz.

-Hermanos Moonlight, los estaba esperando…- Pareció que musitó

-Que… nos esperaba?- Preguntó mi hermanito que se hallaba en el suelo

-Sí, por favor síganme- Dicho esto se dio la vuelta y empezó a caminar.

-Hermanita ayúdame- Dijo mi hermanito.

Le ayude a incorporarse y utilice mi hombro para que se apoyara para caminar, era bastante difícil para él, sin mencionar el peso que tenía ahora yo que llevar de más y el dolor por el que mi hermanito tenía que soportar, sin duda nos vendría bien un poco de ayuda…

El viejo hombre continuo sin pronunciarse y nosotros tampoco musitamos palabra, caminamos a través del espeso y oscuro bosque, abriéndonos paso entre arboles y plantas, hasta que una luz pareció alzarse.

Se trataba del reflejo de la luna en un hermoso lago, las aguas se hallaban tranquilas y algunas luciérnagas volaban a la otra orilla, cosa que agradecí, pero aún así el espectáculo era maravilloso.

-Aquí esta, el pasadizo de las mil lunas!- Dijo el viejo hombre señalando un pequeño arco hecho con una roca blanca su textura era bastante parecida a la cristalina del mármol, pero de seguro era algún tipo de roca especial.
-Un… momento- Dijo mi hermanito.

-Que sucede?- Pregunté –Quieres descansar?-

-No- Respondió –Si esto fuese el pasadizo de la luna, lo hubiéramos podido ver desde los cielos-

-Es verdad- Apunté.

-Se equivocan en una cosa- dijo el viejo –Pues solo la luna es capaz de reflejarse en este lago, para todo lo demás aquí no hay más que árboles-

-Vengan, de prisa- Y emprendió marcha de nuevo.

Le seguimos muy de cerca sin pronunciar palabra alguna, cuando entramos al pasadizo, todo lo demás dejó de existir, un brillo maravilloso cubría cada rincón, lo que parecía desde afuera un pequeño camino, aquí dentro era un infinito lugar, parecía otra dimensión, un corredor, casi imperceptible se extendía hasta la lejanía y el camino era iluminado por miles de pequeñas luces, algo mas grandes que estrellas, pero con una luz más hermosa.

-Son fragmentos de la luna, hace muchos de siglos atrás, cerca de la era más oscura del mundo, cuando los elfos aún caminaban entre los humanos, la luna se fragmentó y muchos de esos pedazos cayeron a la tierra, dicen que su fragmentación tiene que ver con la muerte de Aldween la doncella de la luna, se dice que su muerte causó gran conmoción que hasta la luna lloró por su perdida y esas lagrimas eran estos fragmentos, los elfos tomaron todos aquellos fragmentos y construyeron este pasadizo en honor a Aldween, bien saben que la luna no brilla por si misma, como lo hacen las estrellas, que su luz no es más que un reflejo, pero que aún siendo un reflejo, es la luz mas hermosa que existe, acá en este pasadizo construido por los antiguos elfos, esa luz solo es vista cuando un buen corazón pasa por acá, y hoy déjenme decirles, que han brillado más que nunca, entre nosotros un infinito corazón se encuentra, estos fragmentos no hacen más que mostrar el brillo que en el interior de ese corazón se halla…-

Aquella maravillosa luz estuvo hasta que abandonamos el pasadizo, la verdad no quería abandonar ese lugar, pero mi hermanito se hallaba mal y el brujo de seguro nos ayudaría.

Una torre se levantaba ostentosa en ese lugar y ese parecía ser nuestro destino, pues hacia allá caminábamos, no nos detuvimos para nada hasta llegar a aquel lugar, las puertas se abrieron para recibirnos, pero nadie hizo aparición, subimos algunos escalones hasta llegar a una inmensa habitación donde mi hermanito tomo asiento en un sillón antiguo.

-Es aquí donde vive el hechicero?- Pregunté

-Sí acá es, esta es la casa del brujo, del hechicero, de aquel ermitaño quien conoce las artes oscuras y es capaz de traer a la vida a aquellos que ya no caminan entre los vivos, así es, esta es mi casa, recibo miles de incontables nombres pero ustedes hermanos Moonlight pueden llamarme… August Frost-.
avatar
Darkliu
Ninja
Ninja

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal Dream

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.